sábado, 24 de noviembre de 2012

Día 151 - ¿Tú también tienes #envidia de otros? - #TeamLife

Al conocer que algo 'bueno' le a ocurrido a un amigo mío, o que ha ganado algo, o que ha obtenido algo me digo a mi mismo: '¿por qué no me ha pasado eso a mí en vez de mi amigo?'. Me doy cuenta de ese punto de envidia hacia otra persona al haber obtenido algo que yo quiero.

El punto es desear y querer lo que tienen otras personas, es decir, antes de conocer que esas personas tenían algo que llamara mi atención no se generaba ese deseo por algo de esa persona, es en el momento cuando conozco y sé que esas personas tienen algo que llama mi atención cuando se genera esa envidia hacia esa persona. En ese momento de envidia es como decirme a mi mismo: 'quiero lo que tiene esa persona, no importa cómo lo consiguió, lo que importa es que lo tiene ahora y yo lo quiero ahora, no en otro momento, no quiero pasar por ningún proceso para conseguirlo, lo quiero instantáneamente ya!'. Y en esto las reacciones que se producen en ese momento de envidia son enfado, malestar, incomodidad, juicios y criticas hacia la otra persona, resignación y frustración.

Dentro de esto el punto principal de la envidia como la base de la cual nace esta envidia es el desear y querer tener o experimentar algo exterior y separado de mi mismo. Por lo que en eso la envidia alimenta y fomenta todos esos deseos al ver que esos deseos son respaldados y apoyados por otras personas al tener y experimentar lo que yo quiero tener y experimentar. Así que un punto a tener en cuenta al caminar este punto de envidia es el caminar el punto del cual el deseo hacia la experiencia de otra persona nace y está definido. Por lo que en este blog caminaré este punto de envidia hacia otras personas.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado reaccionar en forma de envidia ante el hecho de conocer que un amigo tiene algo o está experimentando algo que me gustaría experimentar a mi sin haberme dado cuenta de que al reaccionar en forma de envidia estoy dedicando mi tiempo a participar en mi mente en vez de caminar físicamente y de forma práctica para conseguir y obtener lo que me he propuesto hacer.

En el momento y cuando me veo reaccionando en forma de envidia ante el hecho de darme cuenta de que una persona tiene o está experimentando algo que me gustaría experimentar a mi - me detengo y respiro, me doy cuenta de que esa envidia no tienen ningún objetivo práctico para ayudarme y apoyarme a mi mismo en conseguir y vivir por aquello por lo cual he decidido vivir y experimentar. Me comprometo a mi mismo a trabajar y caminar físicamente de forma práctica de forma que obtenga aquello que me he propuesto y he decidido experimentar.

Me perdono a mi mismo que no me he permitido y aceptado darme cuenta de que he definido a la envidia como un juego en el cual pierdo sino tengo o consigo lo que tiene otra persona, por lo que me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado competir contra otras personas a través de conseguir lo que esas personas han conseguido antes que yo para no creer ser inferior o menos que esa persona que tiene lo que yo quiero.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado compararme a mi mismo con otra persona y de esa forma creer ser inferior a esa persona sino tengo lo que tiene esa persona y quiero para mi mismo, y me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado creer ser superior a otra persona por el hecho de tener algo que esa otra persona desea tener y no tiene.

En el momento y cuando me veo participando en el 'juego' de la envidia tratando de 'ganar' o de creer ser superior a los demás 'participantes' en ese 'juego' de envidia - me detengo y respiro, me doy cuenta de que eso es un juego de mi mismo como mi mente para distraerme y dirigir mi atención a otras personas para de esa forma no permanecer aquí presente en esta realidad física tomando responsabilidad de mi mismo como mi propia vida. Me comprometo a mi mismo a mostrarme a mi mismo como al participar en ese juego de la envidia nunca hay un ganador ni un perdedor ya que siempre es un juego continuo que nunca termina.

Continuaré en el siguiente blog.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada