jueves, 31 de agosto de 2017

Día 328 - Cambio cuántico.


Desde hace ya, diría que, varios años he ido participando cada vez menos en el cambio de mí mismo, en mi proceso de realmente descubrir y expresar mi máximo potencial. Recuerdo que un día, después de haber estado varios meses estando presente, simplemente respirando, y dirigiendo en el momento cada emoción, pensamiento y sentimiento, lo que hice fue confiar de nuevo en mi mente. ¿Cómo sucedió exactamente esto? pues recuerdo estar en mi habitación, en mi casa y decirme "¿En serio no puedo confiar ni en un único pensamiento, en nada?" y claro, este pensamiento en particular no lo dirigí, en el sentido, de dejarlo ahí y no aplicar perdón a mí mismo, porque no lo vi como una "amenaza" o algo de lo que desconfiar. Esto al final me llevo a ir, lenta pero de forma segura, a participar cada vez más y más en mi mente. Al final, sin darme cuenta recreé patrones que ya creía haber trascendido y creé otros nuevos, en definitiva, dejé de disfrutar de mí mismo como en ese momento lo hacía. Estos son los antecedentes para entender, el qué está pasando ahora conmigo.

He estado evadido de mi realidad física en su mayor parte durante diría que unos cuatro años más o menos, tanto que al final olvidé como me sentía antes. Ahora, lo que empecé hace una semana ha sido como un reto, simplemente ver si soy capaz de centrarme en el respiro durante todo mi día. He de decir que soy algo competitivo en ese sentido, y en ningún momento dudé de no ser capaz de hacerlo, así que eso he hecho, centrarme únicamente en respirar. Evidentemente no es tal sencillo, al principio surgían bastantes pensamientos que me dificultaban bastante el permanecer en el respiro, pero hubo algo que me ayudó a no evadirme de nuevo: Bernard. Como no conseguía respirar sin más, me di algo en lo que centrarme, lo cual es ver los vídeos sobre la historia de Desteni que relata Bernard. Así que eso hice, poco a poco a medida que escuchaba a Bernard recordaba que me había propuesto respirar sin más, así que cuando lo recordaba empezaba a respirar, si me evadía, como seguía viendo a Bernard, poco después lo recordaba y volvía. A parte de estar centrado en algo el escuchar a Bernard me recordó otra cosa, el perdonarme a mí mismo. En ese momento lo sentía como volver a empezar esa expresión, como si no me hubiera perdonado a mí mismo por nada hasta ese entonces. Mi mente me decía: "Naaah, perdón a uno mismo, sin más, son solo palabras, ¿cómo va a ser eso realmente útil?, mejor me centro en respirar". Pero claro, yo continué viendo vídeos de Bernard, y en ese momento aceptaba totalmente su mensaje, sabía que no me estaba mintiendo, que estaba contando la verdad, así que eso me animó a escribir de nuevo, a empezar a perdonarme. Así que comencé a perdonarme por cada pensamiento que aparecía y provocaba que me evadiese de estar aquí simplemente respirando. Para mi sorpresa eso provocó un cambio instantáneo, un cambio cuántico, cada vez había menos pensamientos y me evadía mucho menos. He continuado haciendo esto, día tras día, hasta el punto de que no me cuesta nada estar respirando, ya que poco después empecé a recordar, es decir, no fue como empezar de nuevo, ya he caminado bastante, así que lo que sentí fue como reconectar a lo que sentía antes de la "gran evasión" jaja. Bueno, quizá algún lector tenga curiosidad por saber como me experimento o qué siento, voy a escribir por ejemplo un día cualquiera como ayer:

Me despierto, aún con los ojos cerrados, sé que estoy despierto. Noto mi cuerpo, mi atención se centra en mi cabeza y estómago. Recuerdo que estoy convaleciente de un pequeño resfriado, así que sé que lo que experimento es consecuencia de esto, lo cual es un leve movimiento dentro de mi cabeza, como cansancio y en mi estómago siento que está vacío, en ese momento sé que tengo hambre. Durante todo esto no hay ningún pensamiento. Como ya he experimentado antes esa sensación de "cansancio" que me invita a seguir durmiendo, lo que hago es levantarme inmediatamente, poco a poco con movimientos sutiles. Me pongo las sandalias de estar por casa, me pongo los pantalones y comienzo a hacer la cama, tranquilamente, poco a poco, sin prisa. Ahí ya empiezo a notar como la sensación de cansancio no era real, noto como el movimiento en mi mente casi ha desparecido completamente, aún sigo sin ningún pensamiento y lo que estoy haciendo es respirar, soy consciente de como entra y sale el aire en mi cuerpo, mientras me estoy moviendo. Me siento muy bien, sé que estoy de vacaciones y de que no hay nada que requiera mi atención más que otra cosa, así que voy fluyendo con lo que va surgiendo. En ese momento lo que surge es ir al baño y lavarme la cara, así que lo hago, llego allí me miro en el espejo y abro el grifo, pongo las manos y siento el agua, la sensación su temperatura y me agacho un poco y me empiezo a lavar la cara con ese agua, cierro el grifo me seco la cara y me dirijo a bajar las escaleras, tranquilamente sintiendo mi cuerpo mientras respiro. Dado que tengo hambre lo siguiente que hago es ir a la cocina, veo a mi madre le doy los buenos días con una gran sonrisa, me comenta algo sobre que la película que vimos la noche anterior era un rollo, yo me río sin decir nada y me dirijo a la cocina. Cojo de la despensa la maquina para exprimir naranjas, aún continúo respirando (mientras escribo todo esto tengo la necesidad de ir más rápido jajaja o ir a los puntos importantes, y eso es porque me he puesto en el papel de un lector impaciente jaja, por mí escribiría muchísimos más detalles, la verdad es que al estar respirando recuerdo cada pensamiento y movimiento que experimento y esto con al menos los tres últimos días, es increíble jaja), cojo dos naranjas, les pongo una servilleta de papel debajo para que al cortarlas el poco zumo que sale se quede en la servilleta, aahh por supuesto, enchufo la maquina jaja, una vez cortadas la dejo sobre la servilleta. Cojo un vaso y lo pongo por donde sale el zumo de la maquina, ahora cojo media naranja y comienzo a exprimirla. La exprimo, miro la cascara, y veo que aún se puede sacar un poco más así que la exprimo un poco más, repito esto con las otras tres mitades. Dejo ahí el vaso y cojo la parte superior de la maquina con la que he exprimido las naranjas, lo llevo al fregador, cojo una servilleta y quito la pulpa que se había quedado en esa parte de la maquina, una vez hecho esto cojo el estropajo le echo limpiador de cacharros jaja y lo friego, sigo sin pensamientos, en todo momento estoy respirando y así sintiendo mi cuerpo, el tacto del estropajo la temperatura del agua, pero ya me parece excesivo poner estos detalles, pero lo que siento es eso, sensaciones físicas, nada de mente. Una vez fregado y dejado ahí secándose en el fregador cojo el resto de la maquina y la guardo en la despensa. Me dirijo al mueble donde había dejado el vaso de naranja, abro el mueble arriba y saco un tarro de miel, cierro el mueble, dejo el tarro y cojo una cuchara del cajón que hay justo debajo, en el mismo mueble donde está el vaso, saco una cuchara y lo cierro. Abro el tarro de miel, introduzco la cuchara, cojo la miel con ella y la meto en el vaso de naranja. Cojo la tapa del tarro y lo cierro, cojo el tarro cerrado con una mano y abro el mueble de encima con la otra y lo dejo donde estaba. Cojo el vaso de naranja y me voy al salón. Me siento en el sillón, le doy unas cuantas vueltas al vaso con la cuchara con miel, no sabría decir exactamente cuantas jajaja, pero sí, continúo respirando de momento sigo centrado en lo físico. Lo siguiente que hago darle un buen trago al vaso de zumo, lo encuentro un poco más agrio de lo normal y ahí me digo "no son las mejores naranjas que he probado pero está rico", le doy un par de tragos más y ya está, tarea completada. Cojo el vaso, vuelvo a la cocina, lo dejo en el fregador, le echo un poco de agua, cojo el estropajo como aún le queda algo del limpiador de cacharros en él no vuelvo a echarle, le echo un poco de agua y comienzo a fregar la cuchara y el vaso, los dejo escurriendo y vuelvo al salón, sigo respirando y sintiendo mi cuerpo. Ahí me digo "¿bueno que hago ahora?" y me respondo "ajá ya sé, voy a ver un capítulo de juego de tronos, se quedó interesante", así que preparo un botella de agua al del sillón del salón, enciendo el ordenador que estaba conectado... va, voy a parar jaja.

Eso que he descrito es la descripción de que es lo que estaba haciendo y en que me centraba, pero, ¿qué siento exactamente?, lo que siento es que todo está perfectamente bien, que no tengo nada que hacer ni lograr, es como una especie de sonrisa interior que hace que disfrute de todo lo que hago, como una gran alegría de en primer lugar estar vivo y ser capaz de experimentar esta sensación. No sé muy bien como explicarlo, siento como si mis sentidos se expandieran, sin prestar atención soy capaz de ver con toda mi visión periférica, escucho ruidos muy remotos, cada detalle, huelo olores muy característicos y siento con cada parte de mi cuerpo, y todo esto sin prestarle atención o haber decidido hacerlo, mi intención solo está en sentir mir respiración, el resto viene solo.  Además, sea lo que sea que alguien me pide que si puedo hacer para ayudarlos, como mi hermana o mi madre por ejemplo, lo hago en el momento, dejo en pause lo que esté haciendo, hago lo que me han pedido y vuelvo, sin ningún tipo de resistencia por dejar de hacer lo que esté haciendo, sino todo lo contrario, sintiéndome muy estable, centrado, simplemente respirando. Es constante la sensación, da igual lo que esté haciendo. Esto mismo me pasa con los pensamientos, emociones o sentimientos, si me surge algo lo dirijo en el momento, no dejo nada para después, voy momento a momento y es increíble lo eficaz y eficiente que se puede llegar a ser, al simplemente fluir y hacer lo que surja. No hay ningún deseo o meta, o algo que quiera hacer, estoy perfectamente bien, todo lo dirijo al momento, todo está aquí en este momento, no hay más. No estoy exagerando nada de lo que estoy diciendo, sentir y vivir el cambio realmente es increíble, por eso, me alegro muchísimo de haberme dado la oportunidad de tener esta experiencia.

Ahora, ¿por qué estoy escribiendo esto?, esto que estoy dejando aquí son solo palabras, que para mí especialmente tienen sentido. Tú que estás leyendo estas palabras te puedes sentir identificado o no, motivado a cambiar algo en tu vida o no, etc, ¿realmente importa? me refiero esto lo hago por mí, como un recordatorio y un testigo eterno de lo que estoy experimentando, estoy seguro de que al leer esto de nuevo recordaré exactamente la experiencia que estoy teniendo, y bueno, si al publicarlo a alguien le puede ayudar, pues ¡genial!.

¿Qué puedes hacer tú con esta información?, bien, yo no soy un ser humano extraordinario, no soy diferente a ti, ni tengo ninguna habilidad especial ni nada por el estilo pero mira, estoy experimentando esto que no sabía que algún lo haría, puedes tomarte todo esto como un ejemplo de que es posible un cambio increíble en tu vida. Yo al igual que tú he tenido y aún tengo muchos miedos que me limitan en mi expresión día a día, pero ¿sabes qué? no durarán para siempre, podemos desligarnos de ellos, como te digo yo no estoy haciendo ningún milagro ni usando ningún tipo de magia, simplemente centrarme en respirar, y si algo me lo impide perdonarme por ello, ya que ¿cómo no vamos a ser capaces de respirar? y lo que sé es que ponerme cualquier excusa para convencerme del por qué no puedo simplemente respirar es una tontería gigantesca, ¿cómo no voy a ser capaz de simplemente respirar?, si hay algo que me impide respirar para mí no tiene sentido mantenerlo como parte de mí, no soy eso, no es real. Así que para ir acabando este escrito, mi consejo es el siguiente, no tienes por qué creerte nada de lo que aquí leas, de hecho te animo a que no me creas jaja, pero hay algo que si puedes hacer para comprobar si lo que digo realmente es cierto o no, es muy simple y no tienes nada que perder, es lo siguiente: (lo que voy a escribir es el como empecé yo con todo esto) simplemente por 21 días trata de centrarte en tu respiración en cada momento, no importa donde estés, con quién estés y lo que estés haciendo, te lo aseguro se puede estar respirando en cualquier situación, nuestro cuerpo lo hace de forma natural, y si hay algún pensamiento, emoción o sentimiento que se interponga en esto, simplemente perdónate por ello, ya que es algo que está en contradicción con lo que has decidido hacer, no eres eso. Yo lo hice como experimento y fui con todo, sin ninguna idea sobre si tiene sentido o no, simplemente, ¿por qué no? no tengo nada que perder, lo probé de este modo por y para mí mismo para tener una experiencia más. Lo curioso fue que este sencillo experimento, esa decisión definitivamente cambió mi vida. Como te digo, esto son solo palabras y es muy difícil trasmitirte todo lo que me gustaría trasmitir, solo sé que tú y yo somo exactamente lo mismo, somos uno e iguales, y yo al estar experimentandome de esta forma soy incapaz de no escribir ni decir nada, así que te invito a que descubramos juntos qué es realmente la vida y qué es vivir porque lo que estoy experimentando ahora no tiene nada que ver con nada que haya experimentando antes y es más, lo que siento es que no tengo ni la más remota idea de qué es la vida.

lunes, 31 de julio de 2017

Día 327 - Miedo a expresarme

Compartir y expresarme es algo que disfruto haciendo, pero claro, no mi siento igual de cómodo con todo el mundo y compartiendo determinados temas. Al escribir este blog me comparto y me expreso pero dado que no sé el público o personas que lo leerán no termino de ser como soy en mi intimidad o con mis más allegados, incluso al escribir uso palabras que de normal nunca usaría como "allegados" jajaja. Voy a empezar a escribir a ver que va saliendo con el fin de sentirme más cómodo a la hora de compartirme.

El principio básico en esto es que me estoy escribiendo para expresarme y ayudarme a mí mismo, ahora si al compartirlo puedo ayudar a otra persona ¡genial!, pero claro al escribir esto me doy cuenta de que hasta ahora he escrito más para los posibles lectores que para mí mismo. Pero ya el simple hecho de compartir esto me hace que esté más relajado y tranquilo mientras escribo, me voy soltando y conectando un poco más con mi verdadera expresión, con el como realmente soy y no la mascara que me pongo para escribir tratando de ser perfecto y expresarme de forma impecable.

El principio:

Compartir en realidad es algo simple, solo es cuestión de escribir y hablar aquello que deseas expresar en el momento, así que en principio no debería resultarme tan complicado hacerlo. Escribiendo esto empiezo a darme cuenta de por qué me cuesta un poco el compartirme, lo que me acaba de venir a la mente ha sido lo siguiente:

->he empezado a imaginar una situación en la cual ya estaba acabado y publicado la entrada del blog
->->he visto como compartía el blog a través de facebook
->->->he imaginado como muchas personas entraban al enlace y comenzaban a leer el blog
->->->->he imaginado sus caras y reacciones al leer el blog
->->->->->he interpretado como negativas estas reacciones
->->->->->->he imaginado como me juzgaban por haber escrito semejante entrada en mi blog
->->->->->->->así que he empezado a juzgarme
->->->->->->->->me he dicho: "cuando esté preparado y sepa como agradar a estos lectores escribiré, mientras tanto a otra cosa"

Viendo esto parece más que evidente entender por qué me cuesta compartirme jajaja. Estoy imaginándome en una situación futura y por tanto no estoy disfrutando de este momento mientras escribo, y además esa imaginación es uno de los peores casos posible que podrían pasar, así que de forma natural me viene la siguiente pregunta ¿¿¿por qué me hago esto??? no tiene ningún sentido, ¿no?. Digo que no tiene sentido por qué aunque esa imaginación fuera la situación real que tendrá lugar al escribir la entrada, ¿qué importa realmente? ya que como he comentado el compartirse y expresarse a uno mismo es algo para uno mismo, para ver que hay dentro de uno desde fuera mientras se refleja la situación con palabras y el publicarlo y ver que no es bien recibido por el publico no afectará en nada al apoyo que me he aportado a mí mismo al compartirme. Esto último ya refleja un poco que me estoy complicando un poco al expresarme jajaja, he emezado hablando en general de uno mismo he acabado conmigo mismo y he usado una frase larga sin ninguna coma. No voy a cambiar nada, voy a dejar las cosas como me nacen, así me será más fácil ver como funciono, siento si para algún lector es un poco lío.

Podría seguir escribiendo, de hecho me siento bastante cómodo haciéndolo, pero ya que me he dado cuenta de todo esto y me gustaría integrarlo en mí para así ir fluyendo cada vez más con mis siguientes publicaciones voy a aplicar perdón, corrección y compromiso a mí mismo en lo escrito hasta ahora.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado imaginar una situación futura en la que ya he acabado y publicado la entrada del blog que estoy escribiendo, donde veo como la entrada no es bien recibida por el público en general, para así creer que me estoy protegiendo de posibles criticas y juicios a esto que escribo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer protegerme de que las personas que lean mi blog me critiquen por mi forma de escribir o expresarme, porque tengo miedo de que la sociedad me de la espalda, me deje de lado, creyendo así que estaré solo de por vida y nunca volveré a ser aceptado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de que las personas que lean mi blog me critiquen y juzguen de forma negativa por mi forma de escribir o expresarme. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el ser juzgado y criticado de forma negativa por los lectores mi blog debido a mi forma de escribir o expresarme, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser rechazado por la sociedad. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser rechazado por la sociedad con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de estar solo, experimentarme/expresarme solo sin poder compartirme con nadie. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de estar solo, experimentarme/expresarme solo sin poder compartirme con nadie, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

En el momento y cuando me vea a mí mismo queriendo/deseando ser aceptado por alguien, deseando compartirme/expresarme con alguien - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que estoy solo en esta realidad, y así si parto del deseo de querer estar con alguien, querer compartirme con alguien esta atrapado/limitado a estar siempre con alguien. Me doy cuenta de que no necesito a nadie para poder expresarme y compartirme de la forma en la que realmente soy, y por otro lado al no darme la oportunidad de expresarme de la forma en la que me apetece no sabré realmente si seré rechazado o no, ya que ni siquiera me doy esa oportunidad.

Me comprometo a mí mismo a ser fiel, sincero y honesto conmigo mismo como mi expresión, como lo que soy y así no más tratar de ser algo que no soy tratando de encajar en la sociedad, me comprometo a mí mismo a descubrir y experimentar por mí mismo como me siento al compartirme y como reaccionan las personas que me rodean al verme y no más anticiparme a los acontecimientos bajo el pretexto de querer protegerme.

Gracias por leer y sigamos disfrutando con las siguientes publicaciones :D

martes, 28 de febrero de 2017

Día 326 - Sin tiempo

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener la percepción de que no tengo tiempo, de que me falta tiempo para realizar los trabajos que he de hacer para la Universidad.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que soy incapaz de ponerme un horario para trabajar en los proyectos que he de organizar y hacer por mi cuenta, sin que ninguna persona supervise el trabajo que estoy haciendo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que necesito ir a la Universidad, siguiendo un horario establecido por alguien externo y separado de mí mismo, para así ser capaz de ponerme a trabajar y hacer lo que me he comprometido a hacer.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado establecer mi organización y disciplina en seguir los horarios establecidos por la Universidad, desplazándome al lugar donde la Universidad me ha asignado ir.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que no soy capaz de establecerme como el principio director de mi vida y así ser capaz de mantener la estructura/equilibrio de mi vida a través de la responsabilidad y disciplina de moverme momento a momento a llevar a cabo todas y cada una de las decisiones y compromisos que he decidido/establecido hacer en mi día.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado definir el principio director de mi vida en algo externo y separado de mí mismo, como es la Universidad, como las asignaturas que he de cumplir de la forma que se me pide que lo haga.

Me perdono a mí mismo que no me he permitido y aceptado darme la oportunidad de confiar en mí mismo para así crear/elaborar un horario y seguir día a día, no porque algo externo y separado de mí mismo me diga lo que tengo que hacer sino más bien siendo una expresión de mí mismo para mí mismo en la cual me muestro a mí mismo que puedo confiar en mí mismo y ser responsable al llevar a cabo todas y cada una de la tareas que me he comprometido realizar.

En el momento y cuando me vea a mí mismo creyendo que no tengo tiempo para cumplir las tareas que me he comprometido a hacer, por no haber establecido ni seguido un horario durante mi día que me permita cumplir todas las cosas que me he comprometido a hacer - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que lamentarme de no tener tiempo para cumplir todas las tareas que me he comprometido a hacer no hará ninguna diferencia, ya que me doy cuenta de que el no tener tiempo para realizar todas las tareas es la consecuencia manifestada de haber postergado el realizar aquellas tareas que podría haber hecho en momentos anteriores, por lo que la forma práctica de seguir adelante y cumplir las tareas que sea capaz de hacer en el tiempo del que dispongo es simplemente dirigirme a mí mismo a hacer aquello que pueda en el momento en el que me encuentro.

Me comprometo a mí mismo a diseñar y seguir un horario/agenda donde de forma dinámica cada semana prepare lo que he de hacer la semana siguiente, usando para ello la información de la que dispongo sobre las tareas que he de realizar y el momento en el que debería tenerlas acabadas.

lunes, 27 de febrero de 2017

Día 325 - Cambio instantáneo


Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que no estoy avanzando nada en mi proceso, que estoy estancado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ver cambios  en mí mismo inmediatamente después de aplicar las declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo, como si el cambio sucediera por arte de magia solo con usar ciertas palabras.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que no tengo tiempo de perdonarme a mí mismo, y así querer desarrollar un método de cambiarme a mí mismo de forma rápida y sin tener que hacer nada.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear finalizar el proceso, llegar a un punto/momento en el que diga: 'ya está he terminado no tengo que hacerlo más'.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado haber definido el perdonarme a mí mismo como una carga, algo muy complicado y agotador, como un deber, algo que he de hacer por un motivo externo y separado de mí mismo, el cual es mostrar al resto de personas el cambio que es posible llegar a hacer.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer caminar este proceso para que el mundo/realidad que me rodea, reconozca y alabe el trabajo y dedicación que estoy haciendo para cambiarme a mí mismo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que necesito la aprobación y la aceptación del resto del mundo para expresarme de la forma en la que lo hago actualmente.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado depender y definir mi expresión, en base a lo que las personas que me rodean piensen y crean sobre mí mismo como mi forma de ser y expresarme.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado definir la seguridad y confianza de mí mismo en lo que las personas que me rodean crean, piensen y opinen de mí.

En el momento y cuando me vea a mí mismo creyendo que son tan solo escribir mis declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo voy a cambiar de forma instantánea - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que lo que escribo es la base, un apoyo que me ayuda a la hora de enfrentar las situaciones sobre las que escribo en esta realidad física, ya que me doy cuenta de que lo que realmente importa es si soy capaz de pararme y de no dejarme llevar por mis emociones, pensamientos y sentimientos en la situación que enfrento.

Me comprometo a mí mismo a vivir en y como yo en cada momento que me experimento en esta realidad física, todas y cada una de las palabras que en honestidad conmigo mismo escribo para ayudarme a ser la mejor versión de mí mismo.

sábado, 25 de febrero de 2017

Día 324 - Carnaval



Estando en mi pueblo y al ver la pasión que tiene mi padre, mi hermana y hermano por el carnaval, y al ver en la televisión del pueblo el desfile he sentido nostalgia de los momentos, en los cuales solía ver el desfile y disfrazarme con mis amigos. Al recordar aquellos momentos he sentido el deseo de quedar con mis amigos y dar una vuelta por el pueblo como en los viejos tiempos. Al darme cuenta de que no era posible, de que no era tan fácil conseguir juntarnos todos, he sentido pena al no poder hacer aquello que deseaba. Así que en este blog camino esta experiencia del carnaval de mi pueblo.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear salir con mis amigos para ver el desfile de carnaval, sin haber tenido en cuenta si al resto del grupo le apetecía y podía quedar para dar una vuelta por el pueblo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que para salir y ver el desfile de carnaval en mi pueblo he de estar con mis amigos o con alguna persona, viendo así imposible/inviable el salir solo si a ninguna otra persona que conozca le apetezca hacerlo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que es algo triste el salir e ir solo a ver el desfile de carnaval.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ir solo a ver el desfile de carnaval con el hecho de ser creer que es algo triste.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser juzgado como un marginado sin amigos por ir solo a ver el desfile de carnaval. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de tener miedo con el hecho de ser juzgado como un marginado sin amigos. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ir solo a ver el desfile de carnaval con el hecho de ser juzgado, por las personas que me vean, como un marginado sin amigos. Por lo que me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme a mí mismo como un marginado sin amigos en la situación la cual estoy en un evento/situación pública solo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado sentir tristeza en la situación la cual me apetece salir con mis amigos a ver el desfile pero no puedo hacerlo porque a mis amigos no les apetece o que pueden hacerlo.

En el momento y cuando me vea a mí mismo queriendo/deseando ir a ver el desfile de carnaval solo si voy con mis amigos o con algún otro acompañante - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que puede que mis amigos o cualquier otro acompañante no pueda o no le apetezca ir conmigo a ver el desfile, por tanto me doy cuenta de que si quiero ver el desfile de carnaval y ninguna otra persona puede, puedo ir yo solo.

Me comprometo a mí mismo a ir a ver el desfile de carnaval si así me apetece tanto si voy acompañado como si no.

martes, 31 de enero de 2017

Día 323 - NO

Al empezar este segundo cuatrimestre de la Universidad me doy cuenta de que tal y como tengo el horario cada día, no voy a poder sacarlo todo adelante. Este cuatrimestre tengo cinco asignaturas el trabajo de fin de grado, prácticas en empresa y clases particulares, lo cual hace bastante difícil sacarlo todo adelante sin morir en el intento. Así que lo que he decidido es dejar de dar algunas o todas las clases particulares que estoy dando ahora. Pero claro, llevo desde que empezó el curso dándoles clase y tener que dejarlos ahora me sabe un poco mal, porque aparentemente van muy bien y le gusta tenerme como profesor. Por tanto no encuentro el momento de decirles que ya no podré ir más, que se busquen a otra persona, y contra más tiempo lo vaya dejando más difícil será encontrar a alguien.

Por tanto, en este blog camino el punto de sentirme incapaz de decir que no a alguien, en la situación en la que creo que esta persona quiere que diga que sí.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de decir que no puedo darles más clases particulares, a los alumnos que tengo, porque tengo miedo de ser juzgado como traidor y egoísta. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de decir que no puedo darles más clases particulares a los alumnos que tengo, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme a mí mismo como traidor y egoísta, en la situación la cual les digo a mis alumnos que no puedo continuar dándoles clases particulares.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser juzgado por mis alumnos como traidor y egoísta, porque tengo miedo de ser rechazado por esas personas y que esas personas corran lo voz de que no soy de fiar y así me rechacen más personas aún. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser juzgado como traidor y egoísta con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser rechazado por mis alumnos, familiares y amigos. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser rechazado por mis alumnos, familiares y amigos, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que mis alumnos estarán en contra de mi idea de dejarles de dar clases particulares.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que mis alumnos me prefieren a mí a cualquier otro profesor particular.

En el momento y cuando me vea a mí mismo temiendo decir a mis alumnos que no podré darles más clases particulares - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que si continúo dándoles clases particulares a todos mis alumnos no conseguiré aprobar todo y acabar la carrera en Junio, por tanto me doy cuenta de que aunque me venga muy bien el dinero si no consigo aprobar las asignaturas tendré que volver a matricularme y tendré que invertir más dinero del que recibiré por las clases.

Me comprometo a mí mismo a establecerme como la responsabilidad de mí mismo y así ser consecuente con la decisión que he tomado de dejar de dar algunas clases particulares.

Día 322 - Mi forma de vestir

El fin de semana pasado hablando con un amigo este me comentó un poco desde fuera mi forma de vestir, algo a lo que yo aparentemente no le doy mucha importancia, pero al fijarme en ello me di cuenta de que en realidad llevaba razón en algunas cosas.

Normalmente visto con ropa que considero cómoda, ropa que a lo mejor lleva tiempo en casa sin ser usada por no estar a la moda, como pantalones de pana, y zapatos que aún están bien pero nadie de mi familia usa. Eso a la hora de llevarlo puesto choca un poco con lo que la gente de mi edad suele llevar puesto, y normalmente me da un poco igual pero para al hablar con J me di cuenta de que en realidad también lo llevaba porque me gustaba de cierta forma. Por ejemplo la chaqueta que suelo llevar es más o menos nueva, comparada con el resto, y el llevarla es algo que lo hago porque me apetece, me gusta hacerlo, me siento cómodo con esa ropa.

En este blog camino el punto de que me influya lo que el resto de personas opine de mi forma de vestir y el por qué suelo vestir así:

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgar mi forma de vestir como una forma anticuada y pasada de moda.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer vestir de la forma en la que lo hago porque quiero sentirme mayor de lo que realmente soy, porque quiero sentirme más sabio de lo que soy en realidad.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser más anciano con el hecho de ser más sabio.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer vestir la chaqueta que normalmente llevo porque quiero sentirme elegante, porque he definido el hecho de vestir elegante con el hecho de tener más poder y control sobre lo que me rodea.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de vestir elegante con el hecho de creer tener más poder y control sobre lo que me rodea.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer ser más sabio de lo que realmente soy.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer tener más poder y control sobre todo lo que me rodea.

En el momento y cuando me vea a mí mismo queriendo ser más sabio y querer tener más poder y control sobre todo lo que me rodea, a través de seleccionar la ropa que voy a llevar puesta según ese criterio - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al guiarme por estos motivos para vestir, al final lo que voy a conseguir será perder confianza en mi mismo como mi expresión, como lo que realmente me gustaría llevar, y además muchas de esas veces para satisfacer esos motivos mentales habré de llevar ropa que no es realmente cómoda o puede que no sea apropiada para la temperatura que hay en el exterior.

Me comprometo a mí mismo a establecerme como la seguridad de mí mismo y así decidir que ropa comprar y llevar puesta de acuerdo a la comodidad y a lo bien que se ajusta a mi expresión.