sábado, 25 de julio de 2015

Día 265 - Estar expuesto/vida pública


Cada vez que escribo una entrada en mi blog escribo de forma diferente a como lo hago/me expreso de forma privada, es decir, en aquellos documentos que no hago públicos.

Escribiendo esto me doy cuenta de que por un lado existe un miedo a que todo lo que escribo sea utilizado en mi contra, en el sentido de compartir lo que me pasa en cada momento y mi reacción hacia ello. Y por otro lado me doy cuenta de que hay una emoción vergüenza al mostrar mi deshonestidad en las situaciones/escenarios que camino en mi blog.

En este blog iré tirando del hilo, viendo que es lo que hay detrás de esta vergüenza/timidez y miedo por compartirme de forma pública con todo aquel que desee leer mi blog.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado experimentar miedo a que algún lector me acose o me recrimine algún aspecto de mi comportamiento, reacciones, pensamientos, emociones y sentimientos, en la situación la cual hago público este comportamiento, reacciones, pensamientos, emociones y sentimientos, para así creer que este miedo me está protegiendo de cometer alguna imprudencia que pueda complicar mi estilo de vida en forma de dar argumentos/información para ser criticado y/o insultado y/o rechazado. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de que algún lector me acose o me recrimine algo en base a algo que haya escrito en mi blog con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de complicar mi estilo de vida/vida diaria al dar/compartir información que pueda ser utilizada en mi contra en forma de críticas/juicios y/o insultos y/o ser rechazado, en la situación la cual escribo un blog compartiendo mi vida de forma pública, creyendo que este miedo me protegerá de ser criticado, juzgado y/o rechazado. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser criticado/juzgado, ser insultado y/o ser rechazado por algún lector de mi blog con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que me estoy complicando la vida al dar/compartir información sobre mí mismo, al haber conectado el hecho de compartir información sobre mí mismo de forma pública con el hecho de ser criticado/juzgado y/o insultado y/o rechazado por las personas que leen lo que publico. 

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser criticado/juzgado en base a algo que he escrito de forma pública en mi blog, en la situación la cual estoy escribiendo un blog sobre mí mismo de forma pública, para de esta forma generar resistencia a escribir mi blog, creyendo así que este miedo me protege de ser criticado/juzgado por algún lector. 

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser insultado en base a algo que he escrito de forma pública en mi blog, en la situación la cual estoy escribiendo en mi blog sobre mí mismo de forma pública, para así generar resistencia a escribir en mi blog, creyendo así que este miedo me está protegiendo de ser insultado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser rechazado por algún lector de mi blog en base a algo que haya escrito en él, en la situación la cual estoy escribiendo sobre mí mismo de forma pública en mi blog, para de esta forma creer que este miedo me está protegiendo de ser rechazado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme como inferior a las personas que aplican con mayor frecuencia que yo el perdón a uno mismo y las declaraciones de corrección y compromiso a uno mismo, al creer que soy deshonesto de forma deliberada y por tanto abuso deliberadamente de todo lo que hace posible que exista y no hago todo lo que podría para cambiarlo mientras que estas personas que son más constantes que yo en su camino de cambio hacen más que yo para cambiar esta situación, y por tanto creo que son de mayor valor/importancia/superiores a mí.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado definir/juzgar la valía/validez/importancia de una persona de acuerdo a la cantidad de declaraciones de perdón a uno mismo, declaraciones de corrección a uno mismo y declaraciones de compromiso a uno mismo que escriben de forma pública, de esta forma a mayor cantidad de declaraciones mayor valía/validez/importancia.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado sentirme avergonzado/experimentar vergüenza en la situación la cual escribo de forma pública en mi blog, al tomarme mis escritos como una muestra, a todo aquel que quiera leerlo, de mi deshonestidad y abuso a la vida, que llevo a cabo de forma deliberada.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado definir el escribirme a mí mismo de forma pública, aplicando declaraciones de perdón, corrección y compromiso a uno mismo como una muestra de mi deshonestidad y abuso a la vida de forma deliberada.

Continúo con las declaraciones de corrección y compromiso a uno mismo en el siguiente blog.

viernes, 29 de mayo de 2015

Día 264 - Miedo a suspender un examen


Esta mañana he hecho el examen final de ARVVII. Ayer antes de irme a dormir me di cuenta de que había dejado demasiada tarea para estudiar el último día, así que vi difícil el hecho de recordar las demostraciones de todos los teoremas y el saber aplicarlos al resolver cualquier problema.

Esta mañana tal cual había supuesto me he dado cuenta de que la ultima parte de materia no la había casi mirado y que por tanto no sabía hacer toda esa parte, así que en ese mismo instante me he dado cuenta de que había suspendido el examen.

Después del examen me he dicho: he estudiado durante poco más de una semana, gran parte del día, debería haber sido capaz de haber hecho este examen correctamente.

Con lo cual he empezado a juzgarme como estúpido/tonto por no haber aprovechado el tiempo en estudiar toda la materia, recordando cada palabra que he leído y sabiendo aplicarla de forma correcta a la resolución de ejercicios de esa temática. Creyendo así que no era lo suficiente inteligente que quizá debería plantearme el estudiar otra cosa.

Declaraciones de perdón a mí mismo y declaraciones de corrección a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme como estúpido/tonto al suspender un examen, en la situación la cual he estudiado durante más de una semana para ese examen, activando así a mi personaje postergador para así querer dejar de estudiar matemáticas para dedicar mi tiempo en algo que me satisfaga a mí mismo como mi mente, que me produzca placer mental.

En el momento y cuando me veo a mí mismo juzgándome como estúpido/tonto, en la situación la cual suspendo un examen para el cual he estudiado más de una semana - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que el patrón de juzgarme a mí mismo nace de mí mismo como mi personaje manipulador para así tratar de manipularme para acabar dejando de invertir mi tiempo en estudiar matemáticas para invertirlo en hacer cualquier otra actividad que me produzca placer mental. Ya que me doy cuenta de que la idea de considerarme tonto/estúpido por no haber aprobado el examen para el cual he dedicado más de una semana en prepararlo, no es real, ya que me doy cuenta de que el haber estudiado más de una semana para una asignatura no implica/quiere decir que vaya a aprobarla, ya que me doy cuenta de que en la guía docente de esa asignatura se indica la cantidad de tiempo aproximada que he de dedicar en casa por cada hora impartida en la universidad, y me doy cuenta de que durante el transcurso del curso no he dedicado ni la cuarta parte del tiempo que se recomienda.

Me comprometo a mí mismo a dedicar el tiempo de estudio recomendado en casa en cada asignatura que estudie, de forma diaria.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado abrumarme por la cantidad de letras que he escrito en la declaración de perdón y corrección a mi mismo anterior, juzgando tal cantidad como demasiada y proyectándome en el futuro en mi mente en ese momento, imaginando el tiempo que me llevará escribir otra declaración de perdón a mí mismo.

En el momento y cuando me vea abrumado por el tiempo empleado en la situación la cual acabo de escribir una declaración de perdón a mí mismo - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que permitirme y aceptarme creer que esa experiencia de abrumación es real sólo alimentará la existencia de mi personaje postergador, ya que me doy cuenta de que tal experiencia tiene como objetivo postergar/terminar/finalizar el escribirme a mí mismo para así poder dirigirme en ese tiempo a ver una serie online.

Me comprometo a permanecer firme en mi decisión de escribirme en mi blog, reafirmando así mi compromiso por y para mí mismo de cambio, viviendo así la experiencia de escribirme a mí mismo como una expresión de mí mismo para asistirme y apoyarme a mí mismo en mi proceso de cambio.

sábado, 25 de abril de 2015

Día 263 - Título de cada publicación

Al poner un título a cada entrada centro toda mi atención en el tema que representa dicho título, y creo que debo caminar todo ese tema en una sola entrada. Lo cual provoca que me abrume con toda la información relacionada con ese tema, y con el hecho de creer que debo resumir/escribir sólo aquello que considero importante sobre el punto que estoy caminando. Esto produce que postergue día tras día el escribir una entrada en mi blog, al creer que necesito al menos una hora de tiempo para poder escribir una entrada, y así dirigiendo mi atención en el tiempo y el lo que me queda por escribir, dejando de lado la razón por la cual he decidido escribirme a mí mismo, lo cual es apoyarme a mí mismo y las personas que me lean.

Me doy cuenta de que ponerme metas u objetivos que no puedo cumplir a corto plazo, respecto al cubrir todo un tema en una sola entrada, o el dividirla en partes, provocará que no dé dirección a los patrones de comportamiento que vivo día a día, ya que al hacerlo de este modo voy acumulando cada vez más y más puntos que requieren de dirección a través de la escritura, llegando así al punto en el cual pospongo el escribirme en mi blog de forma indefinida. Así que me comprometo a mí mismo a caminar los puntos que haya experimentado últimamente en mi vida diaria, en mi blog, no importa si todos están relacionados bajo el mismo tema o no.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear escribir todos y cada uno de los pensamientos, emociones y sentimientos que he experimentado respecto a un tema en específico, creyendo que de esta forma ese tema que esté caminando quedará caminado/resuelto y ya no tendré que preocuparme de volver a caminarlo en el futuro.

En el momento y cuando me vea proyectándome en el futuro en mi mente viendo todos los puntos que he de caminar para completar un tema en específico - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al proyectarme en mi mente hacia el futuro estoy dirigiendo mi atención hacia esta proyección futura perdiéndome así la oportunidad de caminar los puntos que estoy experimentando o que he experimentado recientemente, sin importar la cantidad de patrones, pensamientos, emociones y sentimientos que tenga que caminar, sino simplemente caminando aquello de que me doy cuenta en ese momento.

Me comprometo a mí mismo a aplicar perdón a mí mismo a cada pensamiento, emoción o sentimiento singular que haya experimentado recientemente, y a continuación aplicar una declaración de corrección a mí mismo en cada uno de esos pensamientos, emociones y sentimientos, en el momento y cuando me encuentro frente al ordenador escribiendo una entrada en mi blog.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener prisa por caminar cada uno de los pensamientos, emociones y sentimientos que experimento, y así creer que puedo dejar de participar en dichos pensamientos, emociones y sentimientos sin pasar por el proceso físico que es necesario caminar en tiempo-espacio, creyendo que sólo con haberme dado cuenta de ellos es suficiente, creyendo que no volverán a ocurrir/aparecer.

En el momento y cuando me vea creyendo que he trascendido un patrón de comportamiento, un pensamiento, emoción o sentimiento - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que dicha creencia sólo incentiva el querer ponerle un fin a mi proceso, estando así pendiente de acabar mi proceso que del hecho de realmente perdonarme a mí mismo por todo lo que he permitido y aceptado llegar a ser y darme dirección hacia aquello que apoya a todo lo que existe de forma igualitaria, viviendo así por lo que es mejor para todos por igual. Me doy cuenta de que el proceso de cambio es de por vida, no tiene un fin, es un compromiso de vida para vivir de forma igualitaria, viviendo por lo que es mejor para todos por igual en toda situac
ión/escenario en el que me encuentre.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que tengo que demostrarme algo a mí mismo y a la gente que me rodea, queriendo encontrar atajos y formas de hacer lo que sea que esté haciendo de forma más rápida y eficaz que el resto de personas. Creyendo que soy un ser especial/único diferente a todos los demás que es capaz de cambiarse a sí mismo con tan sólo querer hacerlo.

En el momento y cuando me vea creyendo ser especial/único y que por esta razón puedo cambiarme a mí mismo sin necesidad de pasar por el proceso físico necesario para hacer dicho cambio real - me detengo y respiro. Me doy cuenta que durante 24 años he estado participando en crearme de la forma en la que soy ahora, al permitirme y aceptarme participar en todos y cada uno de los pensamientos, emociones y sentimientos que he tenido hasta ahora, así que me doy cuenta de que el haberme creado de la forma en la que soy ahora a tomado todo ese tiempo por lo que me doy cuenta de que el cambiarme y redefinirme a mí mismo también tomará años de tiempo, dedicación y responsabilidad en dicho proceso, por lo que me doy cuenta de que no hay ni podrá haber atajos en dicho proceso.

Me comprometo a mí mismo investigar cada uno de los patrones de comportamiento que me han llevado a ser lo que soy ahora, así como cada uno de los pensamientos, emociones y sentimientos en los que he participado, aplicar perdón a mi mismo en cada uno de estos patrones, pensamientos, emociones y sentimientos, de forma individual y específica, sin prisa pero sin pausa.

martes, 10 de marzo de 2015

Día 262 - Comida social


Hoy he estado con compañeros de clase comiendo, y durante el tiempo que he estado ahí con ellos he estado la mayor parte del tiempo callado, en este blog camino algunos de los motivos/razones por los cuales me he dado cuenta de que no me expreso públicamente.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado dirigir mi atención hacia los gestos que hago y las palabras que digo en la situación la cual estoy comiendo con compañeros de clase.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear que mis acciones y palabras sean lo que he definido como adecuado/perfecto en esa situación, en la cual estoy comiendo con compañeros de clase, sin haberme dado cuenta de que al mostrarme/expresarme de esa forma estoy limitando mi expresión a mi concepto/idea/pensamiento de adecuado/correcto/perfecto.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear tener un comportamiento perfecto/inmaculado en la situación la cual estoy mostrándome/expresándome de forma pública, porque quiero/deseo que mi madre esté orgullosa de mí.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear que mi madre esté orgullosa de mí en la situación la cual me muestro/expreso de forma pública.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de comportarme de forma 'perfecta'/'inmaculada' con el hecho de que mi madre esté orgullosa de mí, sin haberme dado cuenta de que esta conexión está basada en la memoria en la cual yo era muy pequeño y mi madre me decía que era muy bueno y que me portaba muy bien, y como consecuencia ella hacia todo para complacerme, me compraba lo que quería y me ayudaba en lo que podía.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear que mi madre haga todo para complacerme, que me compre regalos, me diga que soy muy bueno, me compre regalos y esté siempre ayudándome en todo lo que necesite.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear manipular a mi madre para que ella haga lo que yo quiera en cada momento, sin tener en cuenta nada más que mi interés propio como mi ego.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear comportarme de forma educada/inmaculada/perfecta en la situación en la cual estoy comiendo con mis compañeros de clase porque tengo miedo de cometer un error en el sentido de hacer algo que he definido como inapropiado, ser malinterpretado o haber provocado una disputa con otra persona, porque tengo miedo de ser rechazado por estas personas y tengo miedo de que esas personas le digan lo que ha pasado al resto de compañeros porque tengo miedo de ser rechazado por las personas de mi clase, creyendo que si soy rechazado por mis compañeros mi familia y amigos podrían enterarse de que he sido rechazado y las razones de que eso haya pasado creyendo que seré rechazado por mi familia y amigos en ese caso, por tanto el motivo es ser rechazado, quedarme solo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ser aceptado por todas las personas con las que me comunico/interactúo/expreso creyendo que si soy aceptado por todas estas personas entonces soy una buena persona, y creyendo que si soy buena persona seré protegido/respaldado/salvado por dios.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ser protegido/salvado por dios.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser rechazado por mi madre. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser rechazado por mi madre con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser rechazado por dios. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser rechazado por dios con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

sábado, 7 de marzo de 2015

Día 261 - Ver campeonatos de vídeo-juegos - Pt 2


Este blog es una continuación del blog:

Día 260 - Ver campeonatos del vídeo-juegos - Pt 1

Me perdono a mí mismo que no me he permitido y aceptado darme cuenta de que el deseo de querer ver campeonatos de vídeo-juegos o el ver a una persona mientras está jugando a un vídeo-juego tiene como origen/está basado en la memoria en la cual durante mi niñez (cuando iba al colegio) disfrutaba y pasaba gran parte de mi tiempo libre viendo/mirando como mi hermano jugaba a vídeo-juegos.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ver jugar a una persona jugando a un vídeo-juego con hecho de experimentar bienestar/satisfacción, tranquilidad, la sensación de que todo está bien/no tengo que hacer nada en ese momento.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado desear/querer experimentar el sentimiento de bienestar/satisfacción, tranquilidad, sensación de que todo está bien, en la situación la cual estoy en mi tiempo libre.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado preferir ver como juegan otras personas a vídeo-juegos porque creo que de esa forma no me equivocaré/cometeré un error jugando a cualquier vídeo-juego.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de equivocarme/cometer un error en la situación la cual estoy jugando a un vídeo-juego. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de cometer un error en la situación la cual estoy jugando a un vídeo-juego, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado desear/querer evadir mi realidad en la situación la cual estoy en mi tiempo libre, a través de dirigirme a mí mismo a ver como otra persona juega a un vídeo-juego.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado justificar el hecho de dirigirme a mí mismo a ver a una persona jugar a un vídeo-juego a través de Internet, a través de permitirme y aceptarme participar en el pensamiento de creer que tengo derecho y la habilidad de tener un tiempo durante mi día en el cual hacer lo que me apetezca, sin haberme dado cuenta de que al permitirme y aceptarme participar en y como este pensamiento estoy activando a mi personaje 'observador de vídeo-juegos' y así querré seguir viendo como otras personas juegan a vídeo-juegos llegando así a postergar mis actividades y tareas diarias.

En el momento y cuando me vea queriendo ver a una persona jugando al ordenador a través de Internet - me detengo y respiro, me doy cuenta de que al permitirme y aceptarme participar en y como este deseo activaré a mi personaje 'observador de vídeo-juegos' con lo que me veré poseído/inmerso en y como este personaje y así no veré/seré consciente de nada más que mi interés propio en y como este personaje, por lo que me costará parar y dejar de participar en y como este personaje una vez que lo he activado.

Me comprometo a mí mismo a detenerme, respirar y dirigirme a leer las nuevas entradas en el blog desteni en español, ver un vídeo de desteni, escribir una entrada en mi blog o leer material de desteni en la situación la cual quiera/desee ver a una persona jugando a un vídeo-juego.

 

sábado, 28 de febrero de 2015

Día 260 - Ver campeonatos del vídeo-juegos - Pt 1


Esta mañana me he levantado, he encendido el ordenador y me he puesto a mirar como jugaban al vídeo-juego 'lol'. En ese instante he tenido varias reacciones, he experimentado una presión en el estómago y no he sido capaz de permanecer todo el tiempo respirando. En este blog camino este punto.

Declaraciones de perdón a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado desear/querer ver como juegan al vídeo-juego 'lol' en la situación la cual estoy en mi tiempo libre y no tengo nada programado que hacer en ese momento.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de que el personaje de la persona que estoy viendo muera en el juego. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de el personaje de la persona que estoy viendo jugar muera con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado estar sentado viendo como juegan al vídeo-juego 'lol' analizando mentalmente la situación del juego, creyendo que puedo predecir lo que va a pasar en el siguiente momento, y así experimentando bienestar/satisfacción cuando dicha predicción se cumple, y experimentando malestar/decepción cuando dicha predicción no se cumple. Así como experimentar ansiedad en dicha situación en la cual estoy viendo la partida y no sé lo que va a pasar en el siguiente momento.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado desear/querer tener el control de la situación al ver jugar a otras persona al vídeo-juego 'lol', de modo que pueda saber/predecir lo que va a pasar en el siguiente momento, para de este modo creer que soy mejor que esas personas a las que estoy viendo jugar.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear creer ser superior/mejor jugador que las personas que estoy viendo jugar, para de esta forma creer que soy más importante que esas personas y que por tanto obtendré el reconocimiento y validación de todos esos jugadores de ese vídeo-juego al hacerlo mejor que ellos.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear obtener el reconocimiento/validación de otros jugadores del vídeo-juego 'lol' porque de esta forma creo ser una persona importante, una persona poderosa.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de obtener reconocimiento/validación por parte de otras personas con el hecho de ser una persona importante, y conectar el hecho de ser una persona importante con el hecho de ser una persona poderosa.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ser una persona poderosa, creyendo que de este modo tendré todas las facilidades para existir el tiempo que quiera en esta realidad física, de la forma que yo quiera.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear existir infinitamente en esta realidad física, porque no quiero morir, tengo miedo de morir.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de morir. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de morir con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer  a mí propio miedo.

Continúo en el siguiente blog

viernes, 27 de febrero de 2015

Día 259 - Clases particulares

Hoy dando clases particulares me he equivocado al plantear un problema matematico, de lo cual me he dado cuenta momentos después y lo he corregido, en ese momento me he dado cuenta de mi miedo a fracasar/fallar/equivocarme al ayudar a alguien a la que le estoy dando clases particulares.

Declaraciones de perdón a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado pensar que soy tonto/estúpido en la situación la cual estoy dando clases particulares y he cometido un error.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado pensar que soy tonto/estúpido en la situación la cual estoy dando clases particulares y no se realizar un ejercicio.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado experimentar ansiedad en la situación la cual sé que tengo que ir a dar clases particulares.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de equivocarme al resolver un problema matemático. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de equivocarme al resolver un problema matemático con el miedo en sí. Me perdono  a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser juzgado como tonto/estúpido por la persona a la que le estoy dando clases particulares. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser juzgado como tonto/estúpido por la persona a la que le estoy dando clases particulares con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de juzgarme como tonto/estúpido en la situación la cual he cometido un error al hacer un problema matematico o no he sabido hacer un problema. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de juzgarme a mí mismo como tonto/estúpido en la situación la cual he cometido un error al hacer un problema matematico o no he sabido hacer un problema, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

En el momento y cuando me vea experimentando ansiedad en la situación la cual voy a dar clases particulares - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al permitirme participar en y como esta ansiedad no estaré centrado en la acción de dar la clase, por lo que estaré más predispuesto a despistarme y fallar al hacer un problema o al no saber plantearlo.

Me comprometo a mí mismo a permanecer en le respiro en el momento cuando estoy a punto de dar una particular a una persona, y así hacer y explicar aquello que entiendo y sé hacer.

Continuo en el siguiente blog.