miércoles, 28 de septiembre de 2016

Día 309 - Despedido

En el este blog camino la experiencia de haber sido aceptado el martes para dar unas clases particulares y hoy el haber conocido que ya no era necesario continuar con dichas clases.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado sentirme culpable por no haber podido mantener las clases particulares que empecé a dar el martes, en la situación la cual me dicen que han encontrado otra cosa y que ya no es necesario que continúe, para así creer que pude haber hecho algo en la clase particular del martes para haber evitado este resultado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que es mi culpa que me hayan despedido y no continúe dando esas clases particulares, en la situación la cual me despiden un día después de empezar a trabajar.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que ha sido mi culpa el haber perdido el trabajo, por creer que había pedido una cantidad elevada de dinero por dar cada clase particular.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme a mí mismo como aprovechado al creer que había pedido una cantidad elevada de dinero por las clases particulares, sin haberme dado cuenta de que contrastando la información con otros profesores que dan clases a nivel universitario me he dado cuenta de que no es una cantidad elevada de dinero, sino que es algo razonable.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que no expliqué con la suficiente claridad y precisión la materia que estuve explicando durante la clase particular del martes.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme a mí mismo como mal profesor, en la situación la cual empiezo un trabajo de clases y me despiden al día siguiente para entrar en una academia especializada, sin haberme dado cuenta de que la materia que estuvimos viendo el martes se quedó clara en el sentido de que lo que preguntaba sobre lo visto el alumno lo entendía y era capaz de reproducir ejercicios similares por él mismo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear volver al pasado y tratar de hacer de manera diferente el aceptar el trabajo, pidiendo menos dinero y centrándome únicamente en la practica y no en el entendimiento de la materia en profundidad.

En el momento y cuando me vea a mí mismo juzgándome como mal profesor, o como un aprovechado, en la situación la cual pierdo un trabajo de clases particulares - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al juzgarme de esta manera no me estoy permitiendo aprender de la situación ya que no me estoy permitiendo ver la situación de manera imparcial, ya que me doy cuenta de que estoy sacando juicios sin saber el motivo real que le llevó al alumno a decantarse por entrar en una academia especializada en esos tipos de exámenes en concreto.

Me comprometo a mí mismo a establecerme como la honestidad de mí mismo y preguntarme si he cambiado algo en mi comportamiento, mi forma de explicar una materia o bien en la hora de establecer una cantidad de dinero a cobrar, y así hacer auto-crítica constructiva en el caso de haber cambiado alguna de estas cosas, en otro caso me comprometo a mí mismo a seguir buscando alumnos hasta encontrar aquellos alumnos que decidan tenerme como profesor.


lunes, 26 de septiembre de 2016

Día 308 - Esperando una llamada

Esta mañana recibí una oferta de empleo. Después de hablar un rato por teléfono y acordar en lo que consistiría el trabajo y dónde sería me han dicho que por la tarde me llamarían para confirmarme o no finalmente. Así que ahora estoy todo el rato con el teléfono cerca esperando esa llamada.

En este blog camino el punto de dirigir mi atención hacia mi teléfono, mirándolo constantemente para ver si ya he recibido la llamada o no.

-Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado estar mirando constantemente mi teléfono móvil, así como llevándolo siempre cerca de mí, en la situación la cual me han dicho que me llamarían para confirmarme el trabajo o no, porque tengo miedo de no coger la llamada, creyendo que así voy a perder esa oportunidad de trabajo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de no responder a la llamada de la oferta de trabajo. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de no responder a la llamada de la oferta de trabajo con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de no estar cerca del teléfono móvil y/o no estar pendiente del teléfono con el hecho de no responder a la llamada de la oferta de empleo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de no estar cerca de mi teléfono móvil y/o no estar pendiente del teléfono, en la situación la cual estoy esperando una llamada sobre si seré aceptado o no en el empleo. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de no estar cerca de mi teléfono móvil y/o no estar pendiente del teléfono con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

En el momento y cuando me vea a mí mismo mirando continuamente mi teléfono móvil y no despegándome del teléfono ni un momento - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que este comportamiento va a producir que mi atención esté limitada a mi teléfono móvil dificultándome así el centrarme en otras actividades y llevarlas a cabo de forma eficaz, por otro lado me doy cuenta de que si no estoy pendiente del teléfono y recibo una llamada, esta se quedará reflejada en el teléfono y por tanto podré llamar e informarme en ese momento.

Me comprometo a mí mismo a asegurarme de que el teléfono está puesto en modo sonido, y así centrarme a hacer aquellas actividades/tareas que haya decidido hacer ese día, ya que si en algún momento recibo una llamada el sonido me avisará y podré responder a la llamada sin necesidad de estar todo el rato pendiente del teléfono.

sábado, 30 de julio de 2016

Día 307 - Vacaciones

Durante mi vida como estudiante, he asociado el verano con vacaciones. Así como muchos otros momentos de no tener clase días consecutivos, como momentos de vacaciones. De esta forma yo, como mi mente, aprovecho dichos momentos para hacer lo que me apetezca en cada momento, dejando así de lado a aquellas tareas y actividades que me he comprometido a hacer, sea momento de vacaciones o no. Así que en este blog camino este punto de evadirme de todo y todos en los momentos que he definido como momentos/tiempo de vacaciones.

Declaraciones de perdón, compromiso y corrección a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que el tiempo que he definido como tiempo de vacaciones es una ocasión/oportunidad para no hacer nada, para postergar todas mis tareas diarias y únicamente hacer lo que me apetezca en cada momento.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado definir como tiempo de vacaciones aquellos momentos en los que no tengo que ir a la universidad/no tengo que trabajar y no tengo ningún trabajo/tarea pendiente que entregar en el futuro.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que necesito tiempo de vacaciones para estar bien, para poder desconectar de mi día a día y relajarme.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que necesito desconectar de mi día a día para relajarme y estar bien.

En el momento y cuando me vea a mí mismo creyendo que necesito desconectar de mi día a día para relajarme y estar bien - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que durante cada día dispongo del tiempo más que suficiente para desconectar de mis tareas/actividades que requieren de mi total  concentración, como puede ser estudiar, ir a clase, trabajar, ya que durante el tiempo que estaba en Holanda lo hacía, sin necesitar de tener unos días como tiempo de vacaciones para desconectar y no cumplir ninguna de mis tareas y actividades diarias.

Me comprometo a mí mismo a diseñar un horario con las tareas y actividades que he de hacer durante mi día, así como aquellos intervalos de tiempo en los puedo salir un rato con mis amigos y/o desconectar/entretenerme con cualquier otra actividad que prefiera.

Me comprometo a mí mismo a seguir dichos horarios, que variarán de cada momento del año, dependiendo si hay exámenes, tengo que trabajar, etc, sea la estación del año que sea, sea momento de vacaciones o no, me comprometo a seguirlos todos y cada uno de los días de los que dispongo.

Continúo en el siguiente blog, gracias por leer.

miércoles, 29 de junio de 2016

Día 306 - Estar resfriado como postergación

Cuando cojo algo de frío por la tarde me siento cansado, con problemas para concentrarme. Cuando más lo noto es cuando tengo que estudiar y veo como creo no ser capaz de concentrarme. Al final suelo usar el creer que he cogido frío como una excusa para postergar estudiar y hacer mis tareas diarias que requieren de cierta atención por mi parte. En este blog camino este punto de postergar mis actividades usando el pretexto de creer que estoy resfriado/que he cogido frío.




Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que si he cogido frío en los días anteriores hoy no seré capaz de madrugar para hacer mis tareas diarias.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado justificar el hecho de no madrugar y posponer la hora de levantarme de la cama, a través de decirme que he cogido algo de frío, que necesito descansar para así recuperarme lo antes posible.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de estar sin ganas de estudiar y sin ganas de hacer ninguna de mis actividades diarias con el hecho de creer que he cogido frío/estoy resfriado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de estar cansado, y tener dificultades para centrar mi atención a la tarea que estoy esté haciendo con el hecho de creer que he cogido frío/estoy resfriado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado usar el pretexto/excusa de decirme a mí mismo que estoy resfriado/he cogido frío para así posponer y no hacer aquellas actividades que ha bía decidido hacer ese día.

En el momento y cuando me vea a mí mismo justificando el hecho de postergar y no hacer aquellas tareas/actividades que había decidido hacer ese día, a través de decirme que estoy resfriado/he cogido frío - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que en ninguna de esas situaciones me he parado a estudiar detenidamente qué es lo que me podría pasar para creer no ser capaz de concentrarme y no querer hacer ninguna actividad que requiera concentración, ya que me doy cuenta de que en la mayor parte de las situaciones soy como mi personaje postergador el que usa dicha excusa para evitar hacer aquellas tareas que he definido como tediosas/complicadas.

Me comprometo a mí mismo a dirigirme a hacer las tareas y actividades que me he comprometido a hacer en mi día a día y así si no fuera capaz de hacer dichas actividades porque no creo ser capaz de concentrarme me comprometo a pararme e investigar las posibles causas que me han llevado a experimentar ese estado y a continuación tomar las medidas necesarias para ayudarme a recuperarme y volver a mi estado normal.

martes, 28 de junio de 2016

Día 305 - Dolor de estómago - alcohol

Hace algunos mese vengo experimentando un dolor leve de estómago, un malestar después de comer en esa zona. Después de consultarlo con el médico y hacerme un par de pruebas parecía no ser nada grave, pero el médico me recomendó evitar beber café y alcohol ya que eso podría complicar un poco la situación. Pues desoyendo su consejo probé hace una semanas a beberme un café y una cerveza, no noté ninguna molestia parecía no ser tan relevante el no beber alcohol ni café. Así que la semana pasada decidí ir con unos amigos a unas fiesta de la zona en la que estoy viviendo ahora. Y fui con la idea de beber alcohol, al final acabé bebiendo bastante y después de eso he notado molestias en el estómago. Así que en ese blog camino este punto de beber alcohol para evitar causarme más problemas/molestias, a mí mismo como mi estómago.

Declaraciones de perdón y corrección a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado anteponer mi placer mental, como la experiencia de evadirme de mí mismo y de mi realidad a través de beber alcohol hasta el punto de llegar a emborracharme, a mi integridad/salud como mi cuerpo físico humano.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de beber alcohol con el hecho de evadirme de mí mismo y de mi realidad.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear evadirme de mi realidad.

En el momento y cuando me vea a mí mismo queriendo/deseando evadirme de mi realidad - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no puedo huir/evadirme de mí mismo y de mi realidad de forma indefinida, ya que soy yo en primera instancia el que me he creado a mí mismo y no puedo evadirme de ello, por lo tanto me doy cuenta de que querer evadirme sólo provocará que postergue mis responsabilidades diarias y así genere consecuencias que no deseo en mi futuro cercano.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado justificar el hecho de beber alcohol a través de decirme a mí mismo que lo hago para integrarme, para que el resto de personas que están a mi alrededor bebiendo alcohol se sientan cómodas con mi compañía.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado que me he permitido y aceptado conectar el hecho de beber alcohol con el tratar/querer agradar/complacer a las personas que me rodean.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado justificar el beber alcohol a través de decirme a mí mismo que si no bebo alcohol no me lo pasaré bien en ese ambiente situación en la que las personas que están a mi alrededor lo están haciendo.

En el momento y cuando me vea a mí mismo bebiendo alcohol y justificando dicha situación a través de decirme que lo hago para complacer/agradar a los que me rodean - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que dicho argumento es una excusa que creer que no tengo más remedio que beber para estar en esa situación para así no aceptar el hecho de que beba alcohol por que quiero evadirme de mí mismo y de mi realidad.

En el momento y cuando me vea a mí mismo deseando/queriendo beber alcohol - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que no me apoya en mí vida diaria sólo genera consecuencias en forma de malestar, mareos y jaquecas al día siguiente, y además que participar en dañar mi estomago hasta este punto en el cual experimento mal estar y dolor después de haber bebido alcohol.

Me comprometo a mí mismo a tomarme un descanso si creo que necesito descansar de mis estudios y actividades/tareas diarias, un descanso en forma de conocer algún lugar nuevo, pasear por la naturaleza, de forma que no me dañe a mí mismo como mi cuerpo a través de ingerir ningún tipo de droga.

lunes, 27 de junio de 2016

Día 304 - Mi cuerpo físico - Ojos

En este blog escribiré sobre mi cuerpo físico, más en concreto el cómo tener el cuerpo físico que me ha sido asignado por genética ha modificado y limitado mi experiencia en esta realidad.

Desde pequeño lo que más recuerdo son cumplidos de mi familia y entorno cercano. A sus ojos yo sería juzgado como un niño guapo. Conforme crecía mi entorno seguía viéndome de ese modo, y no sólo mi entorno, algunas personas que no conocía también me lo comentaban. Estas experiencias al final me hicieron creer que no era normal, sino que era un poco diferente por mi genética. Con todo ello he ido creándome la ilusión de que la gente espera que haga algo 'grande' con mi vida, que aproveche la oportunidad que tengo de haber nacido en un lugar donde no me falta de nada con la genética que me ha sido asignada.

Y en este blog me centraré en mis ojos, en como el tener los ojos que tengo está limitando mi expresión.

Declaraciones de perdón y corrección a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgar mis ojos como bonitos/bellos, en la situación la cual alguien me dice un cumplido sobre ellos o en el momento en que me veo en el reflejo de un espejo, porque he conectado el hecho de tener los ojos grandes y de color claro con el hecho de tener los ojos bonitos.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de que unos ojos sean grandes y de color claro con el hecho de ser bonitos.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de perder mis ojos, o que se vean modificados hasta el grado de lo conservar la forma y color actual. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de perder mis ojos o que se vean modificados hasta el punto de perder la forma y color actual, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme como superior/mejor que aquellas personas que no tienen los ojos grandes y/o un color claro de ojos, en la situación la cual me comparo a dichas personas, para hacerme sentir bien, para experimentar el sentimiento de superioridad hacia esa persona por miedo a creer ser inferior a dicha persona y juzgarme como menos importante/inferior.

En el momento y cuando me vea a mí mismo juzgando a mí ojos como bonitos creyendo ser superior a otra persona por ello - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al centrar mi atención en juzgarme/compararme con otra persona para creer ser superior a ella estoy limitando mi expresión a una continua 'lucha/guerra/batalla' en la cual me estoy limitando a querer ganar en esa comparación ya que el no hacerlo provocará que me juzgue como inferior a ese otra persona, con lo cual estaré en continúo estrés/ansiedad en ese momento al no saber si me juzgaré finalmente como superior o inferior a esa persona. Me doy cuenta de que tanto la forma como el color de los ojos es simplemente una imagen, una representación gráfica de nuestro sentido de la vista, con lo cual me doy cuenta de nadie puede ser mejor o peor que otra persona por verse representado por una imagen u otra. Así que me doy cuenta de que dichos juicios no son reales, sólo forman parte de mí mismo como mi mente.

Me comprometo a mí mismo a no participar en comentarios ni juicios que, partan de cualquier persona, y que promuevan la discriminación de las personas por la forma y color de sus ojos.

martes, 31 de mayo de 2016

Día 303 - Mi proceso de cambio - Antes y ahora - Cambios 2

Este blog es una continuación de:

Día 299 - Mi proceso de cambio - Antes y ahora - Comienzo

Día 300 - Mi proceso de cambio - Antes y ahora - Desteni

Día 301 - Mi proceso de cambio - Antes y ahora - Punto de inflexión

Día 302 - Mi proceso de cambio - Antes y ahora - Cambios



-Humildad

Al tomar consciencia a través de la escritura de cada pensamiento, emoción y sentimiento que tienen lugar en y como yo, me doy cuenta de que no soy perfecto, de que estoy lejos de ser aquello que creo ser en mi mente. Me doy cuenta de como el ego es sólo una ilusión que uso para mostrarme a mí mismo en mi mente, para creer ser algo más o algo menos de lo que realmente soy. Al caminar este proceso me doy cuenta de que en esencia sólo soy expresión y presencia, un ser que se está expresando en esta realidad física, no más distinto/diferente que cualquier otro ser que se esté experimentando en esta realidad.

-Espíritu crítico

Al escribirme a mí mismo y estar en continuo análisis de cada movimiento que tienen lugar en y como yo, me doy cuenta de que los prejuicios e ideas preconcebidas que pudiera tener sobre cualquier cosa que ya haya conocido anteriormente no son verdades absolutas. A cada paso que avanzo en mi proceso de cambio me voy dando cuenta de todo aquello que he dado por sentado y que de algún modo no se asemeja de forma totalmente honesta con la realidad, sino que estaba  aquillado por los matices de la mente, una versión trastocada de la realidad de algún modo u otro a sido modificada para satisfacer mi interés propio. Así, ahora mi capacidad analítica y de análisis sobre cualquier situación se ha visto incrementada.

-Disfrute de uno mismo

Sobre todo, si algo he aprendido durante este proceso de cambio que estoy caminando es a disfrutar de cada momento. A disfrutar conociéndome a mí mismo y al mismo tiempo tomando el control de mi vida decidiendo como voy a crearme en cada nueva situación, asegurándome de que dirijo mi vida a hacer aquello que es mejor para todos por igual. Al final el tiempo del que disponemos en esta realidad es limitado, así que, que mejor que disfrutar de este viaje de perfeccionamiento, de este viaje de conexión y unión con uno mismo, así como con todo lo que existe. Así que nada, sólo nos queda una cosa por hacer, respirar y disfrutar de este viaje.