miércoles, 30 de noviembre de 2016

Día 314 - Trabajos/Prácticas - Universidad

Había decidido con mi compañera de prácticas de la universidad quedarme el miércoles por la tarde para acabar unas prácticas que teníamos que entregar. Ese mismo día nuestro profesor nos avisó de que no era necesario entregar las dos prácticas esa semana, solamente la primera. Así que finalmente decidimos quedarnos media hora después de clase para acabar la práctica, ya que la primera la teníamos hecha ya, sólo quedaba organizarla y dejarla lista para entregar. Yo accedí a quedarme ya que no me suponía nada quedarme media hora. Al final estuvimos cerca de dos horas y no la dejamos completamente terminada.

En ese momento pensé: "El lunes hay un examen donde me juego una asignatura y aún no he estudiado casi nada de esa asignatura, me he quedado pensando que sería media hora y al final se ha alargado, fatal, y ni siquiera hemos terminado la práctica". Y sentí que había desaprovechado ese tiempo, al haberlo juzgado como menos importante que el examen.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me doy cuenta de que dicho pensamiento proviene de mí mismo como mi 'personaje académico', ya que dicho pensamiento desencadena en mí la emoción de miedo a suspender el examen del lunes, y con ello el suspender una asignatura. Lo cual me lleva a experimentar miedo de no ser capaz de obtener el título de graduado en matemáticas en cuatro años.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que he perdido el tiempo al estar casi dos horas haciendo el trabajo de optimización, en la situación la cual tengo el examen de funcional el lunes siguiente.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de suspender el examen de funcional si no le dedico todo el tiempo libre del que dispongo. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de suspender el examen de funcional con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de no obtener el título de graduado en matemáticas en cuatro años. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de no obtener el título de graduado en matemáticas con el medo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mí propio miedo.

En el momento y cuando me vea creyendo que estoy perdiendo el tiempo, en la situación la cual haga una tarea distinta a la que había programado hacer, en este caso estudiar de análisis funcional, y esté temiendo suspender el examen de análisis – me detengo y respiro. Me doy cuenta de que dicha creencia nace de mí mismo como mi 'personaje académico', y nace del hecho de haber postergado en el pasado aquellos momentos que tenía disponible para estudiar, para hacer otras cosas, y dándome cuenta ahora de que no dispongo del tiempo necesario para estudiar para ese examen.

Me comprometo a mí mismo a aprovechar el tiempo que he definido en mi horario para estudiar, y así dirigirme a hacerlo, sin permitirme ponerme ningún tipo de excusa para postergar dicha tarea.

martes, 29 de noviembre de 2016

Día 314 - Soy especial

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer competir continuamente con las personas con las que me encuentro en mi día a día, ya sea de forma física al estar en la misma situación que estas personas o bien a través de Internet u otro medio como televisión, etc, y así me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ganar en la comparación/competición que inicio mentalmente con esas personas.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer ser superior, mejor, más importante que el resto de personas que me rodean, con las que me encuentro en mi día a día, porque quiero/deseo sentirme importante, valorado, especial.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear sentirme importante, valorado y especial, en la situación en la cual estoy con personas a mi alrededor, ya sea físicamente o bien través de cualquier medio tecnológico como por ejemplo Internet, porque quiero sentirme imprescindible, necesario.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear sentirme imprescindible, necesario para este mundo, esta realidad, porque he conectado el hecho de ser prescindible, no necesario con el hecho de poder desaparecer/morir en cualquier momento.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que el ser imprescindible, necesario en este mundo, esta realidad, provocará que me convierta en inmortal o que por lo menos tenga una buena calidad de vida y viva lo máximo posible.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ser inmortal, o por lo menos tener la oportunidad de vivir lo máximo posible, porque tengo miedo a la muerte/no existir.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de morir/no existir, porque no podré no podré disfrutar de esta realidad física, de mi vida. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de morir/no existir con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

En el momento y cuando me vea comparándome con las personas que me rodean y deseando en esa situación ser mejor/más importante que esas personas con las que me estoy comparando - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al competir continuamente con las personas que me rodean estoy separándome de estar personas, creando barreras entre esas personas y yo, al verlas como rivales con los que he de competir, en lugar de verlos como lo que realmente son, unos seres humanos que al igual que yo se están experimentando en esta realidad física, cada uno con su propia historia/circunstancias, pero en absoluto diferente a lo que soy yo y como me experimento.

Me comprometo a mí mismo a establecerme como la valentía de mí mismo y así aceptar que soy exactamente uno e igual al resto de seres que existen en esta realidad física, y que por tanto no soy mejor, ni peor, ni especial ni nada por el estilo, sino exactamente lo mismo que el resto.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Día 313 - Mascara social

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer caer bien/impresionar a las personas con las que me comunico en la situación la cual estoy teniendo lugar un encuentro social con otras personas.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que para caer bien/impresionar a las personas con las que me comunico he de darles siempre la razón y decir aquello que quieran escuchar.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer dar la razón y decir aquello que las personas con las que estoy quieran oír, porque quiero caer bien/impresionar a esas personas.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer caer bien/impresionar a las personas con las personas con las que estoy relacionándome, porque tengo miedo de caer mal a esas personas y así ser rechazado por ellas.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de llevar la contraria y dar mi opinión a las personas con las que me estoy comunicando, en cualquier situación en la que tenga que comunicarme con otra persona, con el hecho de caer mal a esas personas y así ser rechazado por ellas.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de llevar la contraria y dar mi opinión a la persona con la que me esté comunicando, porque tengo miedo de ser rechazado por esa persona. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de llevar la contraria y dar mi opinión a la persona con la que me esté comunicando con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de ser rechazado por las personas con las que me comunico, porque tengo miedo de quedarme solo. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de ser rechazado por las personas con las que me comunico con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de quedarme solo. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de quedarme solo con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ocultarme a mí mismo, en la situación en la cual me estoy comunicando con alguien, por miedo a ser rechazado con las personas con las que me estoy comunicando.

En el momento y cuando me vea a mí mismo dando la razón y diciendo lo que creo que quieren escuchar las personas con las que me estoy comunicando - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al hacerlo no me estoy comunicando realmente con esas personas, ya que únicamente estaré alimentando mi miedo de ser rechazado al comunicarme de forma deshonesta conmigo mismo, al no mostrarme tal y como soy, al ocultarme a mí mismo, por miedo a ser rechazado. Y me doy cuenta de al no mostrarme tal y como soy ante las personas con las que me comunico, estoy perdiendo en primera instancia la posibilidad de ser aceptado, ya que no me estoy mostrando, y por tanto si dándoles la razón y diciendo lo que quieren oír consigo que me acepten entonces me doy cuenta de que no sería a mí a quién a aceptarían, sino a la mascara de querer ser aceptado.

Me comprometo a mí mismo a establecerme como la valentía de mí mismo, y así darme la oportunidad de mostrarme tal y como soy con las personas con las que me rodeo, y así realmente comprobar si soy yo quién cae bien a las personas con las que me rodeo o es la imagen/mascara que muestro de mí mismo.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Día 312 - Cambiar el mundo

Últimamente he sido invadido por numerosos mensajes, imágenes y vídeos que muestran la crudeza del mundo real. Es decir, que muestran que aparte de la vida que pueda llevar y los aparentes problemas y preocupaciones que pueda tener, hay personas que ni siquiera tienen una vida, una oportunidad. Personas que sólo conocen lo peor del ser humano y de esta realidad.

Esto me hizo preguntarme, ¿estoy aprovechando esta oportunidad, mi vida, para aportar mi granito de arena al cambio de esta realidad?. Y cuando me refiero a mi granito de arena me refiero a si estoy haciendo todo lo que esta en mi mano para ser la mejor versión de mí mismo, es decir, ser un reflejo/ejemplo del cambio que quiero ver en el mundo, siendo ejemplo de que es posible vivir por lo que es mejor para todos por igual y disfrutar de la vida al mismo tiempo. Para mí es evidente que no estoy haciendo todo lo que puedo/podría hacer, y no hablo de 'hacer todo' de forma literal sin descanso, sino de pequeños gestos diarios que poco a poco se van acumulando para dar lugar a ese cambio que quiero ver en mí mismo y en el mundo.

Hasta ahora me doy cuenta de que la herramienta que mas me ha ayudado a la hora de tomar responsabilidad de mí mismo como cada pensamiento, emoción, sentimiento y por tanto la toma de responsabilidad por cada palabra, gesto y acción que llevo a cabo, ha sido el escribirme a mí mismo, y una vez hecho, aplicarme el perdón, corrección y compromiso a mí mismo. Pero claro antes lo hacía de forma individual por y para mí mismo. Ahora escribo también para todo aquel que lea todo esto que publico, con lo que en parte me siento expuesto, vulnerable, desprotegido, y esto es un punto/faceta que voy a caminar en estos blog's que siguen, porque de lo que me doy cuenta es que si ahora también hago parte de mis escritos públicos es porque con el mero hecho de que una sola persona que lea una palabra de lo que escribo, lo entienda y se sienta identificado con esa palabra, ya habré ayudado un poco a esa persona, ya que podrá verse reflejado en mí y así darse cuenta de que es posible cambiar. así con ese simple gesto al mismo tiempo que me apoyo y ayudo a mí mismo lo estoy haciendo ese lector. Y esto para mí en este momento de mi vida es lo que prima, ayudarnos los unos a los otros como uno e iguales, porque somos los que estamos viviendo y creando esta realidad, y si nosotros no hacemos nada para cambiarlo, nadie lo hará.

Gracias por leerme, continúo en mi siguiente blog, caminando mis dificultades para expresarme de forma pública.

sábado, 29 de octubre de 2016

Día 311 - League of Legends


Durante estas semanas se está disputando el campeonato mundial del vídeo juego league of legends, un día comencé a ver una partida y poco después, en los días siguientes seguí viendo vídeos de esas partidas. Al ver dichas partidas, comencé a recordar lo mucho que me gustaba jugar a ese vídeo juego. Así poco a poco he ido acumulando esas ganas de jugar hasta el punto de querer/desear jugar a ese vídeo juego en cada momento que tengo un momento libre. Así trato de hacer las tareas que he de hacer durante mi día lo más rápido que puedo para así tener más tiempo libre para jugar a ese vídeo juego. En este blog camino el punto de este deseo de jugar.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado desear/querer jugar al vídeo juego league of legends, en la situación la cual no estoy en clase y no tengo ningún compromiso muy importante que hacer, para así creer que ganaré algunas partidas a ese juego para así aumentar los puntos que tengo en la liga.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear jugar al vídeo juego league of legends para así acumular más puntos en mi perfil de juego, para así aumentar a una liga con mejores jugadores, por lo que me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear estar entre los mejores jugadores del lol.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear ser jugador profesional del vídeo juego league of legends, sin haberme dado cuenta de lo que ello implica/supone, lo cual sería dedicación y entrenamiento diario de alrededor de 8 horas diarias, lo cual me doy cuenta de que provocaría consecuencias negativas en mí mi mismo que no he tenido en cuenta a la hora de querer ser jugador profesional de ese juego, consecuencias como por ejemplo perdida de visión, dolores de muñeca y brazo, incluso puede que lesiones, y por supuesto el hecho de hacer una misma tarea repetitiva durante gran parte de mi vida, lo cual podría generar aburrimiento y arrepentimiento por esa decisión.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado pensar y mostrarme mentalmente sólo los beneficios y consecuencias positivas de llegar a ser jugador profesional del vídeo juego league of legends sin permitirme tener en cuanta en ese momento también las consecuencias, que he definido como negativas, de llegar a ser jugador profesional de league of legends

En el momento y cuando me vea a mí mismo queriendo/deseando ser jugador profesional del vídeo juego league of legends - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que ese deseo está basado únicamente en la aparente felicidad de los jugadores profesionales de ese vídeo juego y de las consecuencias que he definido como positivas de llegar a ser jugador profesional, por lo que me doy cuenta de que ese deseo parte de una fantasía ilusoria que he creado en mi mente sin tener en cuenta de forma práctica y real lo conllevaría llegar a ser jugador profesional.

Me comprometo a mí mismo a pararme y establecerme como el sentido común en el momento y cuando quiera tomar la decisión de llegar a ser jugador profesional, y así me comprometo a mí mismo a mostrarme tanto las consecuencias que he definido como 'positivas' como las que he definido como 'negativas' de llegar a ser jugador profesional, y así con toda la información tomar una decisión objetiva.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Día 310 - Bonsái


La semana pasada decidí empezar a cuidar un bonsái. Durante estas semanas y las anteriores he estado leyendo e informándome sobre el tema, para por lo menos saber lo básico para que al bonsái no le falte de nada. Bueno, la cuestión es que durante estos últimos días debido al cambio de ubicación, el bonsái ha experimentado cambios y esos cambios yo me los he tomado con preocupación y miedo que pueda morir por alguna negligencia mía, dado mi inexperiencia en el tema. Así que en este blog camino este punto de preocupación y miedo respecto al bonsái.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que he permitido y aceptado juzgarme a mí mismo como una persona irresponsable por haber quedado a cargo de un bonsái sin tener ninguna experiencia previa en el cuidado de un bonsái o de un árbol en general.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que el hecho de que el bonsái comience a mostrar algunas de sus hojas amarillas, es debido a que he hecho algo mal, de que es culpa mía, de que le estaba provocando ese estado por algo que había hecho.

Me perdono a mí mismo que no me he permitido y aceptado darme cuenta de que los pequeños cambios que muestra en bonsái es la forma que tiene de relacionarse/expresarse y que por tanto el hecho de que cambie algo es una buena oportunidad para aprender en qué posición se encuentra más cómodo/estable, la cantidad de agua que le sienta bien y la frecuencia con la que regarlo, así como la cantidad de sol que le sienta bien y la posición en la que se encuentra más cómodo recibiéndola.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado culparme a mí mismo por haber puesto durante toda una mañana al bonsái tomando el sol directamente en la terraza, al darme cuenta de como algunas de sus hojas se empezaban como a quemar y caer con los días.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado culparme a mí mismo por haber regado con bastante cantidad de agua por la noche y por la mañana del día siguiente, al haberme dado cuenta de el tronco del bonsái por la zona del sustrato empezaba a ponerse negro y aparecía musgo por algunas zonas de la base del bonsái y en el sustrato.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado culparme a mí mismo por haber regado con abundante agua y haber mantenido el piso cerrado pocos días después de haber puesto abono orgánico en el sustrato del bonsái, al haberme dado cuenta de que el abono empezaba a descomponerse y aparecía 'pelusilla blanca' por la zona del abono y algunas zonas del sustrato.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de poner en riesgo la salud del bonsái por hacer algo que le vendría mal o por no hacer algo que le vendría bien, debido a mi inexperiencia y los limitados conocimientos del cuidado de bonsái del que dispongo. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de poner en riesgo la salud de mi bonsái por hacer algo que le vendría mal o no hacer algo que le vendría bien, con el miedo en sí. Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado temer a mi propio miedo.

En el momento y cuando me vea a mí mismo temiendo hacer algo que le vendría mal o por no hacer algo que le vendría al bonsái y culparme por ello - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al permitirme participar en ese miedo y culpabilidad me estoy cerrando la puerta a aprender y experimentar algo nuevo como es el cuidado de un bonsái, ya que me doy cuenta de que si hago algo que no le sienta muy bien al bonsái o no hago algo podría hacer para mejorar el bienestar del bonsái este me lo mostrará a través de su comportamiento y así interpretando su comportamiento ayudándome de la lectura de libros y foros por internet podré entenderlo mucho mejor y así cuidarlo de una forma más eficaz.

Me comprometo a mí mismo a permanecer estable observando día a día al bonsái y en el momento en que algún pequeño cambio ocurra y no sea capaz de entenderlo me comprometo a investigar para entender el por qué de ese cambio. Y así me comprometo a desarrollar una mejor comunicación con el bonsái a través de la observación.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Día 309 - Despedido

En el este blog camino la experiencia de haber sido aceptado el martes para dar unas clases particulares y hoy el haber conocido que ya no era necesario continuar con dichas clases.

Declaraciones de perdón, corrección y compromiso a mí mismo:

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado sentirme culpable por no haber podido mantener las clases particulares que empecé a dar el martes, en la situación la cual me dicen que han encontrado otra cosa y que ya no es necesario que continúe, para así creer que pude haber hecho algo en la clase particular del martes para haber evitado este resultado.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que es mi culpa que me hayan despedido y no continúe dando esas clases particulares, en la situación la cual me despiden un día después de empezar a trabajar.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que ha sido mi culpa el haber perdido el trabajo, por creer que había pedido una cantidad elevada de dinero por dar cada clase particular.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme a mí mismo como aprovechado al creer que había pedido una cantidad elevada de dinero por las clases particulares, sin haberme dado cuenta de que contrastando la información con otros profesores que dan clases a nivel universitario me he dado cuenta de que no es una cantidad elevada de dinero, sino que es algo razonable.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que no expliqué con la suficiente claridad y precisión la materia que estuve explicando durante la clase particular del martes.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado juzgarme a mí mismo como mal profesor, en la situación la cual empiezo un trabajo de clases y me despiden al día siguiente para entrar en una academia especializada, sin haberme dado cuenta de que la materia que estuvimos viendo el martes se quedó clara en el sentido de que lo que preguntaba sobre lo visto el alumno lo entendía y era capaz de reproducir ejercicios similares por él mismo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado querer/desear volver al pasado y tratar de hacer de manera diferente el aceptar el trabajo, pidiendo menos dinero y centrándome únicamente en la practica y no en el entendimiento de la materia en profundidad.

En el momento y cuando me vea a mí mismo juzgándome como mal profesor, o como un aprovechado, en la situación la cual pierdo un trabajo de clases particulares - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que al juzgarme de esta manera no me estoy permitiendo aprender de la situación ya que no me estoy permitiendo ver la situación de manera imparcial, ya que me doy cuenta de que estoy sacando juicios sin saber el motivo real que le llevó al alumno a decantarse por entrar en una academia especializada en esos tipos de exámenes en concreto.

Me comprometo a mí mismo a establecerme como la honestidad de mí mismo y preguntarme si he cambiado algo en mi comportamiento, mi forma de explicar una materia o bien en la hora de establecer una cantidad de dinero a cobrar, y así hacer auto-crítica constructiva en el caso de haber cambiado alguna de estas cosas, en otro caso me comprometo a mí mismo a seguir buscando alumnos hasta encontrar aquellos alumnos que decidan tenerme como profesor.