domingo, 18 de noviembre de 2012

Día 145 - ¿A ti #también te cuesta #levantarte de la #cama por la #mañana? - #TeamLife


Cada día me pongo el despertador en el móvil para dormir unas 7:30 – 8 horas al día, y algunas veces apago el móvil-despertador casi inconscientemente y continúo durmiendo.

Echando un vistazo al pasado, buscando el origen y el por qué deseo tanto seguir durmiendo cuando ya he descansado más que suficiente.

Bien, lo primero de lo que me doy cuenta echando un vistazo al pasado es el colegio, la etapa de mi vida en la que tenía que ir al colegio. En esta etapa debía estar en clase a las 8:30, por lo que me levantaba a las 8:00 de la mañana. Y la forma de despertarme era mi madre viniendo a la habitación de mi hermano y la mía, y nos decía: '¡vamos a levantarse que llegáis tarde al colegio!'. Entonces lo que yo quería era seguir durmiendo porque no quería ir al colegio, por lo que deseaba poder seguir durmiendo y de esa forma no ir al colegio. Me doy cuenta de que el hecho de seguir durmiendo era una la 'salida' que yo encontraba a no afrontar mi día en ese momento e ir al colegio. ¿Por qué no quería ir al colegio? Yo no solía hacer nunca los deberes, me convertí en una especie de experto en evadir presentar mis deberes y elaborar escusas. Por eso no quería ir al colegio porque me sentía culpable de no haber hecho los deberes e ir a clase sin ellos, por estar el día anterior jugando con mis amigos o con la videoconsola. ¿Por qué me sentía culpable por no hacer los deberes? Porque continuamente me repetían lo mal que lo pasaría en mi vida si no estudiaba y no era 'alguien', tanto por mis padres como profesores. Bien, después de esto el primer punto importante que encuentro dentro de mi acerca del hecho de resistirme a levantarme de la cama es: querer evadir mi responsabilidad en ese día a través de ser totalmente inconsciente de mi realidad durmiendo.

El segundo punto importante del que me doy cuenta echándole un vistazo a mi vida es la universidad. En esta etapa de mi vida estaba viviendo solo en un apartamento. ¿Qué cambió ene este aspecto? Mi madre. Ya no tenía a mi madre como despertador, ni tenía a una persona que me dijera lo que mal que lo pasaría en mi vida si no iba a clase y aprobaba los exámenes. El primer año tenía las clases por la tarde así que no había problema al levantarme temprano (muy pocas veces lo hacía). El segundo año si tuve las clases por la mañana y lo que hacía era ponerme el despertador 15 min antes de la hora de levantarme para ir a clase, para poder descansar 15 min antes de levantarme de la cama, eso provocó que me durmiera en algunas ocasiones, pero el punto principal en esto es mi visión respecto a la universidad. En ese momento me había desengañado de la universidad y me di cuenta de que en realidad pagas un dinero para aprender cosas que no te serán útiles en la vida, es decir estudias por tener un titulo universitario. Yo no quería estudiar para nada así que empecé a perder interés por la universidad hasta el punto que no importaba no ir a clase. Por lo que a la hora de levantarme de la cama si me creía a mi mismo cansado y justificando el por qué no debería ir a clase con excusas como: 'bahh esta asignatura es una tontería paso de ir a clase, estoy cansado, ya cogeré los apuntes'. Otra vez igual que en el colegio, no quería afrontar mi responsabilidad en ese día hacia lo que me había comprometido hacer.

Ahora en el momento actual, estoy en la misma situación, no me veo motivado, con el interés suficiente para levantarme voluntariamente sin resistencia de la cama. ¿Por qué? Porque no creo que haya nada de 'malo' en dormir 10 u 11 horas al día, creo que dispongo de mucho tiempo a lo largo de mi día. Por lo que el punto importante de todo esto es re-definir mi punto de partida respecto a dormir, ya que me doy cuenta de que puedo estar exactamente igual descansado durmiendo 7 horas o menos, ya que lo he hecho durante un tiempo prolongado en mi vida y no me he encontrado cansado al levantarme de la cama.

Resumiendo, en la situación actual en la que me encuentro, a la hora de levantarme como no tengo ningún compromiso relacionado con ganar dinero o estudiar, lo que sucede es que en el momento de levantarme es como si echara un vistazo a todo lo que voy a hacer ese día y como lo que voy a hacer no apoya a mi interés propio como mi ego, entonces me digo 'no hay necesidad de levantarme temprano no hay nada que no pueda hacer más tarde cuando me levante'.

Me doy cuenta de que he definido el hecho de dormir como una experiencia liberadora, que me hace sentir libre, sin ninguna preocupación y totalmente desconectado de mi vida, por lo que en el momento en el que me levanto de la cama lo que sucede es que vuelve toda mi realidad otra vez conmigo, la preocupación de si seré capaz de afrontar mi realidad ese día en vez de evadirme y no tomar responsabilidad por mi propia vida, el miedo de desaprovechar esta oportunidad de darme nacimiento desde lo físico con todo el apoyo y las herramientas de las que dispongo en este momento de mi vida, miedo de renunciar a mi mismo a pesar de tener todas las facilidades en mi vida para enfrentarme de una vez a mi mismo y a mi realidad, por lo que en ese momento de despertarme con el sonido del despertador lo que experimento dentro de mi es una sensación de que es una obligación que me levante de la cama y empiece mi día, y en eso mi ego entra en juego y me digo a mi mismo 'no tienes por que hacerlo, no tienes por que enfrentar tu realidad, simplemente sigue durmiendo ya lo harás luego'.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado definir el hecho de despertarme y levantarme de la cama por la mañana como una obligación impuesta sobre mi mismo – en vez de darme cuenta de que el hecho de despertarme y levantarme de la cama es una expresión de mi mismo por la cual decido dirigirme a mi mismo en cada momento y de esa forma levantarme y empezar mi día como una expresión de mi mismo para mi mismo.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado seguir durmiendo al oír el sonido del despertador por la mañana participando en la excusa de creer que no hay nada importante que hacer con mi vida, ya que la situación del mundo es inevitable que llegue a la autodestrucción – sin haberme dado cuenta de que seguir durmiendo, siendo totalmente inconsciente de lo que está pasando en esta realidad y de como participo en crear y mantener esta situación a través de seguir durmiendo sin tomar responsabilidad por mi mismo, por mi vida, por mi existencia = provocará que la situación actual de esta realidad no cambie.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado creer que como mi supervivencia esta asegurada en términos de no tener que levantarme de la cama temprano para conseguir dinero, entonces es viable vivir por y para mi interés propio y levantarme de la cama cuando ya no pueda dormir más – sin haberme dado cuenta de que el hecho de levantarme por la mañana de la cama en el momento y cuando oiga el sonido del despertador no es un hecho para asegurar mi supervivencia ni para vivir por mi interés propio sino es un acto de expresión de mi mismo en el cual tomo responsabilidad y me dirijo a mi mismo en ese momento de oír el sonido del despertador.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado creer que después de dormir 8 horas continúo cansado, creyendo que necesito dormir más tiempo para poder descansar lo que supuestamente no he descansado durante 8 horas, me doy cuenta de lo absurdo que es participar en esta creencia de necesitar dormir para tiempo para descansar en unos minutos lo que no he descansado durante horas.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado creer que dispongo de mucho tiempo durante mi día, por lo que no hay necesidad de levantarme temprano, sin haberme dado cuenta de que el hecho de levantarme por la mañana en el momento y cuando escuche el sonido del despertador no depende del tiempo que disponga o no en mi día sino de mi mismo como mi propia responsabilidad, expresión y dirección hacia mi mismo y para mi mismo, no depende ni tiene nada que ver con el tiempo, además me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado creer que yo soy esa excusa.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado conectar el sonido del despertador con la 'obligación', 'presión' y compromiso de tener que levantarme de la cama para ir a trabajar para conseguir dinero o para ir a estudiar para formarme y ganar dinero en el futuro, lo cual me lleva a experimentar una presión en mi cabeza en la zona de mis ojos que va 'moviéndose' hasta ejercer una presión en toda mi cabeza, por lo que me perdono a mi mismo que no me he permitido y aceptado dirigirme a mi mismo en cada momento, con lo cual he provocado que ese consecuencia física de presión en mi cabeza sea un intento de sabotearme a mi mismo para no levantarme de la cama en el momento de oír el sonido del despertador y de esa forma no considerar y vivir por lo que es mejor para mi mismo en ese momento así como lo que es mejor para todos por igual.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado conectar el hecho de oír el sonido del despertador con el hecho de tener la obligación de escribirme a mi mismo, de compartir mis perceptivas y realizaciones con otras personas a través de Internet, sin haberme dado cuenta de que el hecho de escribirme a mi mismo y compartir con otras personas realizaciones y perspectivas no es una obligación impuesta por algo o alguien superior y externo a mi mismo, sino que soy yo mismo tomando responsabilidad por mi mismo y por mi realidad actual.

Me perdono a mi mismo que me he permitido y aceptado tener miedo de recaer en hábitos de posponer y evadir mi responsabilidad hacia mi mismo, en el momento de oír el sonido del despertador por la mañana.

En el momento y cuando me veo creyendo que el hecho de levantarme por la mañana es una obligación impuesta por algo o alguien separado de mi mismo – me detengo y respiro, me doy cuenta de que soy yo quién ha de dirigirme a mi mismo en cada momento y de esa forma dirigirme a mi mismo en el momento de oír el sonido del despertador y de esa forma levantarme de la cama como una expresión de mi mismo para mi mismo. Me comprometo a mi mismo a no permitir ni aceptar que mis memorias sobre mi etapa de ir al colegio y a la universidad me controlen y me dirijan a la hora de oír el sonido del despertador, y de esa forma me comprometo a mi mismo a ser yo quién me dirija a mi mismo a través de no participar en mi mente, simplemente respirar al oír el sonido del despertador y empezar mi día.

En el momento y cuando me veo justificando el hecho de seguir durmiendo por la mañana a través de la excusa de creer que es inevitable que la humanidad llegue al punto de destruir la existencia – me detengo y respiro, me doy cuenta de que a través de creer y participar en esa excusa estoy creando esa situación en esta existencia, es decir, estoy abandonándome a mi mismo y a toda la existencia a través de simplemente evadirme del problema a través de dormir todo el tiempo que quiera y después culpando a todo lo que existe de esta situación actual, sin haberme dado cuenta de que yo soy esta existencia por lo que estoy culpándome a mi mismo por no tomar responsabilidad y dirigirme a mi mismo en cada momento y de esa forma crear la destrucción de la existencia. Me comprometo a mi a no permitir ni aceptar participar en mi mente en el momento en el que escucho por las mañanas el sonido del despertador como la excusa de creer que todo acabará destruyéndose, así que me comprometo a mi mismo a tomar responsabilidad por mi mismo y dirigirme a mi mismo en cada momento y de esa forma levantarme de la cama en el momento en el que escuche el sonido del despertador, claro, directo, sin participar en mi mente, respirando.

En el momento y cuando me veo creyendo que el hecho de despertarme por la mañana de la cama es dependiente de mi interés propio como dormir hasta que no pueda dormir más o asegurar mi supervivencia – me detengo y respiro, me doy cuenta de que no necesito ningún objetivo, propósito ni meta para tomar responsabilidad por mi mismo y de esa forma dirigirme a mi mismo como un acto de expresión de mi mismo para mi mismo. Me comprometo a mi mismo a no permitir ni aceptar ser controlado por mi interés propio a la hora de oír el sonido del despertador, me comprometo a mi mismo a establecerme a mi mismo como la responsabilidad de mi mismo y de esa forma dirigirme a mi mismo en el momento en el que oiga el sonido del despertador y levantarme de la cama, sin reaccionar ante ningún pensamiento, emoción o sentimiento relacionado con mi interés propio para seguir durmiendo.

En el momento y cuando me veo creyendo necesitar dormir más tiempo después de haber dormido 8 horas a través de participar en la excusa/justificación de creer estar cansado – me detengo y respiro, me doy cuenta de que ese cansancio no es físico, real, ya que ese cansancio sólo existe en mi mente creyendo que estaré descanso si después de dormir 8 horas duermo un poco más, por lo que no es real, sólo es una ilusión dentro de mi cabeza la cual me empeño en creer que es real a través de participar en ella. Me comprometo a mi mismo a no permitir ni aceptar participar en la excusa de necesitar dormir un poco más de tiempo para estar 'descansado' después de dormir 8 horas.

En el momento y cuando me veo participando en la excusa/justificación de creer que dispongo de mucho tiempo durante mi día, por lo que no tengo la necesidad de levantarme cuando escuche el sonido del despertador – me detengo y respiro. Me comprometo a mi mismo a no permitir ni aceptar participar en la excusa para no levantarme al momento de oír el sonido del despertador de creer que dispongo de mucho tiempo en mi día.

En el momento y cuando me veo creyendo que la presión que experimento en mi cabeza es real y que debo dormir más tiempo para eliminarla – me detengo y respiro, me doy cuenta de que esa reacción física es un intento de sabotearme a mi mismo y seguir durmiendo más tiempo – en vez de levantarme de la cama en el momento cuando oiga el sonido del despertador, sin participar en cuestionar si la presión que experimento en mi cabeza provocará que sea incapaz de levantarme de la cama. Me comprometo a mi mismo a no permitir ni aceptar que el hecho de experimentar presión en mi cabeza a la hora de levantarme de la cama, me controle, dirija y me diga lo que tengo que hacer, me comprometo a establecerme como la responsabilidad de mi mismo y de esa forma dirigirme a mi mismo en cada momento al despertarme y levantarme de la cama en el momento y cuando escuche el sonido del despertador.

En el momento y cuando me veo creyendo que en el momento de oír el sonido del despertador he de levantarme de la cama para cumplir con mi obligación – me detengo y respiro, me doy cuenta de no hay una obligación que tenga que cumplir sino que me doy cuenta de que el hecho de levantarme de la cama en el momento y cuando escuche el sonido del despertador es una expresión de mi mismo que he decidido yo mismo para de esa forma disponer de más tiempo durante mi día ya que me doy cuenta de que no es imprescindible para mi supervivencia dormir 8 horas o más. Me comprometo a mi mismo a levantarme de la cama en el momento de oír el sonido del despertador y hacerlo no como una obligación impuesta sino como una expresión de mi mismo para mi mismo.

En el momento y cuando me veo temiendo posponer y evadir mi responsabilidad en el momento de oír el sonido del despertador al desear seguir durmiendo – me detengo y respiro, me doy cuenta de que temer ese hecho no evitará que posponga y evada mi responsabilidad a través de desear seguir durmiendo, sino que me doy cuenta de que provocará que cree una irritación dentro de mi mismo ante la incertidumbre de si me levantaré de la cama al momento de oír el sonido del despertador o seguiré durmiendo. Me comprometo a mi mismo a no permitir ni aceptar participar en y como ese miedo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada