martes, 28 de febrero de 2017

Día 326 - Sin tiempo

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado tener la percepción de que no tengo tiempo, de que me falta tiempo para realizar los trabajos que he de hacer para la Universidad.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que soy incapaz de ponerme un horario para trabajar en los proyectos que he de organizar y hacer por mi cuenta, sin que ninguna persona supervise el trabajo que estoy haciendo.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que necesito ir a la Universidad, siguiendo un horario establecido por alguien externo y separado de mí mismo, para así ser capaz de ponerme a trabajar y hacer lo que me he comprometido a hacer.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado establecer mi organización y disciplina en seguir los horarios establecidos por la Universidad, desplazándome al lugar donde la Universidad me ha asignado ir.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado creer que no soy capaz de establecerme como el principio director de mi vida y así ser capaz de mantener la estructura/equilibrio de mi vida a través de la responsabilidad y disciplina de moverme momento a momento a llevar a cabo todas y cada una de las decisiones y compromisos que he decidido/establecido hacer en mi día.

Me perdono a mí mismo que me he permitido y aceptado definir el principio director de mi vida en algo externo y separado de mí mismo, como es la Universidad, como las asignaturas que he de cumplir de la forma que se me pide que lo haga.

Me perdono a mí mismo que no me he permitido y aceptado darme la oportunidad de confiar en mí mismo para así crear/elaborar un horario y seguir día a día, no porque algo externo y separado de mí mismo me diga lo que tengo que hacer sino más bien siendo una expresión de mí mismo para mí mismo en la cual me muestro a mí mismo que puedo confiar en mí mismo y ser responsable al llevar a cabo todas y cada una de la tareas que me he comprometido realizar.

En el momento y cuando me vea a mí mismo creyendo que no tengo tiempo para cumplir las tareas que me he comprometido a hacer, por no haber establecido ni seguido un horario durante mi día que me permita cumplir todas las cosas que me he comprometido a hacer - me detengo y respiro. Me doy cuenta de que lamentarme de no tener tiempo para cumplir todas las tareas que me he comprometido a hacer no hará ninguna diferencia, ya que me doy cuenta de que el no tener tiempo para realizar todas las tareas es la consecuencia manifestada de haber postergado el realizar aquellas tareas que podría haber hecho en momentos anteriores, por lo que la forma práctica de seguir adelante y cumplir las tareas que sea capaz de hacer en el tiempo del que dispongo es simplemente dirigirme a mí mismo a hacer aquello que pueda en el momento en el que me encuentro.

Me comprometo a mí mismo a diseñar y seguir un horario/agenda donde de forma dinámica cada semana prepare lo que he de hacer la semana siguiente, usando para ello la información de la que dispongo sobre las tareas que he de realizar y el momento en el que debería tenerlas acabadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada